Seat Ibiza TGI, híbrido de gas natural y gasolina, un 50% más económico

Nada distingue al TGI de otro Ibiza, salvo la etiqueta ECO en el parabrisas que facilita su uso. :: POLO/
Nada distingue al TGI de otro Ibiza, salvo la etiqueta ECO en el parabrisas que facilita su uso. :: POLO

Lleva un motor 90 CV con la etiqueta ECO que le permite circular los días de máxima polución

JOSÉ ANTONIO POLO OTERO (TOLEDO).

El nuevo Seat Ibiza TGI es el cuarto modelo que la marca española lanza al mercado como híbrido de gasolina y gas natural comprimido GNC, resultando todo ventajas comparados con los modelos de similar potencia.

El motor es un gasolina que como viene siendo habitual es de tres cilindros (Volvo acaba de lanzar el XC40 también tricilíndrico), de 999 c.c. con 90 CV de potencia, acoplado a una caja de cambios manual de cinco marchas.

Lleva dos depósitos, el de gasolina de 40 litros y el de gas de 13 kilos, que se suministra lleno porque en fábrica al hacer la prueba de estanqueidad no lo vacían, para beneficio del comprador. El GNC cuesta 0,975 euros el kilo, gastando 3,3 kilos cada 100 kilómetros, por lo que el gasto es de 3,22 euros, cuando en gasolina el equivalente Ibiza gasta 5,87 euros, es decir, un 50% más económico que el gasolina y un 30% menor que un diesel. La autonomía del Ibiza TGI es de 1.200 kilómetros.

Los precios oscilan entre 17.110 y 22.310 euros, pero con las ayudas pueden partir desde 14.900 euros

Dado que todo está fabricado por Seat, no es un acople como los GLP, utiliza los mismos sistemas que el gasolina del Ibiza 1.0 TSI, más varios sensores de temperatura y presión del gas en los diferentes componentes. Asimismo, también incluye unos pistones específicos con recubrimiento de Cr-Ni que incorpora nuevos segmentos adaptados al uso del gas, así como un refuerzo de los asientos de las válvulas, para aumentar la resistencia al desgaste, y se ha aumentado el alzado de las válvulas de admisión, para mejorar la circulación del gas hacia el interior de la cámara. El turbo es más ligero, favoreciendo así la inmediatez de actuación de la turbina para aumentar la respuesta del motor. Por último, también dispone de indicadores de nivel de ambos depósitos.

Catalogado con la etiqueta ECO de la DGT, le permite circular en episodios de contaminación, además de otras ventajas fiscales y de uso.

Mide 4,05 metros de largo como todos los Ibiza, pero el maletero es de 262 litros por culpa del depósito de gas, perdiendo 90 litros. Dispone de cuatro niveles de acabado con precios que oscilan entre 17.110 y 22.310 euros, si bien con las ayudas puede partir desde 14.900 euros.

El básico Reference incluye asistente automático de frenada en ciudad con detector de peatones, asistente de arranque en rampas, ordenador de a bordo, cierre centralizado por control remoto, retrovisores eléctricos, encendido automático de luz de cruce, elevalunas delanteros eléctricos, asiento del conductor regulable en altura, asientos traseros plegables, llantas de acero de 15'', neumáticos 185/65, kit reparapinchazos, volante multifunción y radio con pantalla en color de 5'', USB, tarjeta SD, 6 altavoces y Bluetooth. El aire acondicionado es opcional por 300 euros.

El Style añade control de velocidad de crucero, detector de fatiga, aire acondicionado, volante y pomo de piel, asiento trasero plegable en dos partes, antinieblas con función de giro y llantas de aleación. Por 450 euros suma sensor trasero de parking, llantas de 16'', neumáticos 195/55 y pilotos de ledes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos