Hoy

Consejos del RACE ante las primeras nevadas

Consejos del RACE ante las primeras nevadas

  • Es importante revisar neumáticos, luces y líquidos, y no olvidar llevar las cadenas para la nieve y aprender a colocarlas antes de salir

El RACE (Real Automóvil Club de España) lanza una serie de consejos para reducir el riesgo de accidente y mejorar la seguridad al volante. Antes de salir de viaje es importante informarse del estado de las carreteras, el tráfico y de la previsión del tiempo y, sobre todo, mucha precaución con las condiciones meteorológicas adversas.

Con la bajada de temperaturas y primeras nevadas es momento de prevenir el riesgo de accidentalidad por la posible aparición de nieve o incluso placas de hielo. Como regla general, respete los avisos y señales, circule con precaución y adapte su conducción a las circunstancias de la vía. Como siempre, nada de alcohol ni drogas al volante, y si viaja con niños siempre con los sistemas de retención infantil. Ante el próximo puente de la Constitución, estudie el recorrido con antelación, consulte el estado del tráfico, de las carreteras y la previsión del tiempo.

En cuanto al vehículo, un correcto mantenimiento mejora la seguridad y alarga la vida del coche. Con el frío, hay que comprobar los niveles de líquidos, con especial atención al anticongelante y al lavaparabrisas (que lleve anticongelante). Es importante un perfecto estado de frenos y dirección, batería (una de las causas más comunes de asistencia, según el RACE), así como el dibujo de los neumáticos. Revisar el estado de las escobillas, ya que en caso de nieve, hielo o lluvia se puede sufrir el efecto “spray” de los vehículos que circulan delante.

Es el momento de llevar siempre las cadenas en el maletero, o cambiar a los neumáticos de invierno (o los All Season) si se circula por zonas montañosas o con riesgo de nieve. Y no olvidar el resto de elementos necesarios en caso de avería: triángulo de emergencia, chaleco reflectante, gato, correas, herramientas y juegos de luces, así como fusibles de repuesto. Es recomendable también llevar una manta ante la posibilidad de quedar retenido por nieve y dos baterías para móviles.

Además hay que llevar siempre los números de asistencia (ya hay compañías que disponen de sus propias aplicaciones) y emergencia, o aplicaciones de geolocalización. Estudiar el trayecto, y tener planificada una ruta alternativa o zonas de descanso, sobre todo si se viaja con niños. No hay que ponerse horas de llegada, ni intentar recuperar el tiempo tras una retención y colocar la carga de forma correcta para evitar que salga despedida en caso de frenazo o impacto, con especial atención a los esquíes.

Si la vía brilla, puede haber hielo. Evite zonas sombrías o las habituales en carreteras secundarias con árboles en los laterales y es necesario adecuar en todo momento la velocidad a la zona de visibilidad y a la adherencia del suelo.

Otros consejos son:

Pare con más frecuencia en viajes largos porque la conducción invernal aumenta la fatiga.

Elimine el vaho de los cristales con la calefacción o el aire acondicionado y baje un poco las ventanillas.

Aumente la distancia de seguridad, sobre todo en caso de lluvia, niebla, hielo o nieve.

De noche, limpie los faros, por si se ha acumulado nieve o barro.

Si el asfalto es muy deslizante, máxima suavidad sobre el volante, acelerador y freno.

Si se aparca en una zona con riesgo de heladas, se pueden congelar las pastillas de freno. Verificar su eficacia al inicio de la marcha.

En caso de inmovilización por una fuerte nevada, conviene aparcar dejando vía libre a las quitanieves, apagar el motor y no abandonar el vehículo si no existe un refugio cerca.

Disponer siempre de combustible suficiente; además de tener más tiempo de calefacción en caso de emergencia, le aportará peso adicional y mejorará la tracción para circular en zonas resbaladizas.