Hoy

Infiniti Q60, la crisis remite, los deportivos regresan

Infiniti Q60, la crisis remite, los deportivos regresan

  • El nuevo Infiniti Q60 es un cupé deportivo potente, eficiente y con un diseño impactante

Ahora que parece que la crisis que nos ha acompañado durante casi una década empieza a ser una pesadilla pasada, los coches deportivos vuelven a los concesionarios. Esta vez le toca el turno al Infiniti Q60, un cupé deportivo de gama alta que combina un diseño exclusivo con un rendimiento y una dinámica casi de carreras, diseñado para potenciales usuarios con una cartera bien repleta y pasión por los automóviles rápidos, que no ven solamente al coche como un medio más para trasladarse de un lugar a otro.

Una carrocería con líneas de diseño muy musculoso, más baja y más ancha que las de sus predecesores, son las responsables del espectacular exterior del Q60. Además, las mejoras en la dinámica del modelo incluyen el nuevo motor de alto rendimiento V6 biturbo de 3.0 litros de cilindrada, con 405 caballos de potencia, junto con la nueva “dirección adaptativa” y el sistema de “suspensión digital”, dan como resultado un deportivo de prestaciones excepcionales.

Patrones de diseño

Los patrones de diseño de firma Infiniti, tales como la parrilla de doble arco y los montantes C en forma de media luna, permiten identificar al instante al Q60 como un modelo de la marca japonesa de la Alianza Renault-Nissan. Los nuevos faros de led, con tecnología de “guía de luz” que distribuyen la luz de forma muy homogénea en la carretera delante del vehículo, están diseñados para emular la forma del ojo humano.

Las mayores dimensiones del exterior, con una longitud de carrocería de 4,69 metros, una anchura de dos metros y una altura de 1,39 metros (lo que rebaja el centro de gravedad y mejora la estabilidad), resaltan la silueta del Q60. El Q60 incorpora de serie llantas de aleación de aluminio de 19 pulgadas de diámetro de nuevo diseño. La distancia entre las ruedas es más ajustada que nunca, reduciendo aún más el volumen visual del coche y proporcionándole una posición baja y potente.

Los patrones de diseño, como la parrilla de doble arco y los montantes C en forma de media luna,  identifican al instante al Q60.

Detalles característicos

Los patrones de diseño, como la parrilla de doble arco y los montantes C en forma de media luna, identifican al instante al Q60.

El coeficiente de resistencia aerodinámica del Q60 de 0,29, también hace posible una sobresaliente estabilidad a velocidades altas y en condiciones de viento cruzado.

En el interior, lo que se espera de un coche de este porte, imagen y precio: lujo y acabados impecables. Los ingenieros de la marca japonesa se han asegurado también de que los niveles de ruidos y vibraciones se encuentren entre los más bajos del segmento. En concreto, se han mejorado gracias a la adopción de un mayor aislamiento de la suspensión y unas llantas con unos radios diseñados para amortiguar las vibraciones. Un innovador sistema de “cancelación activa del ruido” equipa de serie a todas las versiones del Q60, evitando de forma eficaz que el ruido emitido por el motor perturbe la calma en el habitáculo.

Los asientos con soporte vertebral se han diseñado cuidadosamente para adaptarse a la curvatura de la columna, ofreciendo así un nivel uniforme de soporte y minimizando la presión sobre los músculos de la zona lumbar y de la parte superior de la espalda. Estos asientos reducen la curvatura de la espalda que muchos asientos tradicionales hacen que adopten los ocupantes, con un alineamiento más igualado entre el pecho y la pelvis, mientras que el amplio apoyo de la parte superior del cuerpo distribuye el peso del ocupante de manera más uniforme por todo el asiento.

Pleno de potencia

El motor gasolina de seis cilindros en V equipado con dos turbos, que desarrolla 405 caballos con tres litros de cilindrada, ofrece una de las mejores relaciones potencia-eficiencia en el segmento de los cupés deportivos. Esta versión, dispone de tracción total “inteligente” a las cuatro ruedas y un cambio automático de siete velocidades para transmitir toda la potencia.

El sistema AWD de tracción integral inteligente, proporciona más estabilidad para un mayor agarre en carretera en condiciones en las que hay poco agarre, distribuyendo por defecto la potencia y par motor en un porcentaje 50/50 entre las ruedas delanteras y las traseras. Si el coche detecta que la tracción adicional no es la adecuada (por ejemplo, porque la carretera está seca), el sistema volverá a la tracción trasera total, redistribuyendo la potencia entre cada una de las cuatro ruedas a medida que las condiciones vayan cambiando o si detecta una pérdida momentánea de tracción.

El Q60 también está disponible con un motor de gasolina turboalimentado de dos litros y cuatro cilindros, con capacidad para producir 211 caballos de potencia; en esta variante, la potencia se canaliza a través de las ruedas traseras del modelo, obteniendo así una respuesta dinámica óptima que potencia el tacto de la dirección.

La segunda generación del sistema de “dirección adaptativa” que montan las versiones con el propulsor V6 Biturbo otorga mejores niveles de sensación de dirección y el selector de modo de conducción facilita a los conductores personalizar las respuestas precisas de la dirección en función de sus preferencias. Este sistema traslada las acciones del conductor a las ruedas con más rapidez que un sistema mecánico, a la vez que precisa menos conexiones de la dirección y tiene capacidad para realizar hasta 1.000 ajustes por segundo.

A través del selector del modo de conducción se puede acceder a la amplia gama de opciones de personalización de la dirección, a partir de seis opciones disponibles: “personalizada”, “estándar”, “nieve”, “eco”, “sport” y “sport plus”. Los modelos turboalimentados de cuatro cilindros del Q60 están equipados de serie con un sistema de servodirección hidráulica y electrónica con cremallera y piñón sensible a la velocidad. Esto aumenta la asistencia a velocidades bajas y la reduce a velocidades más altas, consiguiendo así un mejor tacto y respuesta.

En los Q60 con el motor V6, se ha incluido la nueva “suspensión digital dinámica”, diseñada para ofrecer mejor respuesta en términos de agilidad y un mayor confort durante la conducción, con la que el conductor puede cambiar el ajuste de la suspensión para una conducción pensada para el confort a otra que ofrece unas respuestas más dinámicas, mediante la colocación de los amortiguadores de ajuste electrónico en los modos “sport” o “sport+ plus” (se ajustan a través del selector del modo de conducción).

En el interior, una terminación impecable es una de las notas dominantes del cupé Q60.

Acabado de lujo

En el interior, una terminación impecable es una de las notas dominantes del cupé Q60.

La transmisión automática de siete velocidades del Q60 se ha diseñado con unas relaciones de marchas espaciadas que permiten una aceleración más inmediata. El sistema de “control adaptativo de las marchas” emplea un sensor de aceleración lateral que detecta los cambios topográficos en la calzada y mejora los esquemas de selección de las marchas en función de los cambios que se produzcan en las condiciones de la carretera. Este sistema también hace que la transmisión adapte las marchas según el estilo de conducción.

En el modo “sport”, el conductor puede seleccionar un esquema de cambio de marchas más agresivo, permaneciendo más tiempo en cada velocidad para sacar el rendimiento máximo del motor a revoluciones más altas. En todos los casos, esta transmisión automática destaca por su suavidad a la hora de cambiar las marchas.

Las tecnologías de seguridad activa y pasiva del nuevo Infiniti Q60 incluyen, entre otros muchos elementos, monitor de visión periférica, control de crucero “inteligente” con asistencia al control de la distancia con el vehículo precedente, frenada de emergencia delantera con sistema de frenada ante presencia de peatones, prevención de abandono del carril de circulación e intervención de seguridad en caso de colisión.