Una sentencia absuelve al concejal de Mérida Daniel Serrano por el caso del coche municipal

Daniel Serrano. :: hoy/
Daniel Serrano. :: hoy

BEATRIZ BRAVO MÉRIDA.

El concejal del Grupo Popular Daniel Serrano ha quedado absuelto de los delitos de malversación y prevaricación de los que le acusaba el Gobierno local por el modo en que tramitó la baja de un coche municipal. El caso lleva tres años de procedimientos judiciales, tras iniciarse en octubre de 2015 con una denuncia presentada por el Ayuntamiento.

Aquella denuncia fue archivada, pero el Gobierno local recurrió, con la oposición de la Fiscalía. En su escrito de acusación, pedía una pena de dos años de cárcel y 15 de inhabilitación para Serrano por presuntos delitos de malversación y prevaricación, además de una indemnización de 2.200 euros al Ayuntamiento.

Finalmente, el Juzgado de lo Penal número 1 de Mérida ha dictado sentencia absolutoria, con fecha de 22 de junio. Una resolución que el concejal del PP dio a conocer ayer y por la que pide al alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, que dimita «por decencia política», como se lo reclamó el regidor a él en su día por este asunto.

La sentencia recoge que no existe delito de prevaricación y que no hay intencionalidad de lucro en la orden que dio de destruir del vehículo. Recuerda que este fue un regalo de una empresa al Ayuntamiento, el Consistorio intentó aprovecharlo pero no era óptimo para servicio.

El concejal del PP se pregunta quién le resarce ahora a él del daño moral causado y los gastos que le ha ocasionado este proceso. A su juicio, el Gobierno local tiene un «empeño especial» en atacarle, lo cual le está costando dinero a las arcas públicas, señaló.

Contra la sentencia cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Badajoz. Por su parte, el equipo de Gobierno señala que el fallo acredita que hubo un perjuicio para el patrimonio municipal, que puede ser constitutivo de infracción administrativa. Por ello, iniciará un expediente de responsabilidad patrimonial para exigir a Serrano que restituya tal perjuicio económico.

Para el Gobierno local, queda claro que Serrano entregó un vehículo patrimonio del Ayuntamiento a un empresario privado con el consiguiente lucro para este, sin expediente administrativo alguno. «Le regaló el coche», asegura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos