Ripios y basura en los accesos sin construir de la avenida Adolfo Suárez, junto al hospital

MARTA P. G. MÉRIDA.

Todo tipo de muebles como sofás y mesas junto a lavaderos e inodoros medio destrozados. Ladrillos, piedras y tablones. También basura y desperdicios. Neumáticos y botellas rotas. Son algunos de los elementos que se pueden observar en los montones de ripios que se ubican en los accesos sin construir de la avenida Adolfo Suárez González.

Se trata de una zona urbanizada, que se corresponde con el acceso sur de la capital autonómica, próxima a Casaverde y el hospital. Cuenta con el acerado, la carretera, las luminarias y el mobiliario urbano pertinente, aunque hasta la fecha no se han construido más viviendas que dos chalés individuales. Por lo que resulta una zona poco transitada e ideal para los vecinos que buscan deshacerse de todo tipo de desperdicios.

Estado de abandono

En el barrio se puede localizar hasta tres puntos convertidos en auténticos vertederos en los que se amontonan todo tipo de desechos, sobre maleza y pastos, con el peligro añadido que eso conlleva.

Y no solo eso. La limpieza en las vías brilla por su ausencia. La basura y restos de botellones se amontonan junto a los bancos, que tampoco se encuentran en estado óptimo. Las plantas que se sitúan en las calles están secas y sin recibir la atención necesaria.

Una imagen que se repite en toda la urbanización y que muchos tachan de auténtico abandono y dejadez, por lo que instan al Consistorio a que mantenga las calles y los accesos limpios de ripios.

Fotos

Vídeos