El riego de las zonas verdes de Mérida podría reanudarse en pocos días

Parte de las zonas verdes del entorno del Acueducto de los Milagros se ven afectadas por la sequía de los meses pasados. :: brígido/
Parte de las zonas verdes del entorno del Acueducto de los Milagros se ven afectadas por la sequía de los meses pasados. :: brígido

Según el alcalde, esta es una decisión que tienen que tomar los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadiana

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

El alcalde Antonio Rodríguez Osuna ha anunciado la intención de volver a poner en marcha en breve los sistemas de riego de los parques y zonas verdes de Mérida que, debido a la sequía, están suspendidos de forma temporal desde diciembre como medida preventiva sugerida por la Confederación Hidrográfica del Guadiana, aunque la última palabra la tendrán los técnicos del organismo hidrográfico.

«La decisión de poner otra vez en funcionamiento los sistemas, al igual que cuando se cortó, debe ser técnica y siempre respetando unos informes emitidos por la Confederación», indica Osuna.

El alcalde ha explicado que una vez que pasen estas lluvias, y según sea el criterio de los técnicos, se podrían volver a poner de nuevo en marcha, por lo menos, los dispositivos de riego de las zonas verdes. «Gracias a estas últimas lluvias, empiezan a coger un tono verde de verdad. Hasta ahora estaban más amarillas que verdes», lamentó Osuna.

La Confederación Hidrográfica del Guadiana ha aclarado a HOY que este organismo «no ha impuesto restricciones. Solo ha hecho recomendaciones, recordando a los municipios de más de 20.000 habitantes la necesidad de que activaran sus Planes de Emergencia ante la escasez de recursos hídricos».

Tras esta recomendación el Ayuntamiento de Mérida suspendió el riego en más de un millón de metros cuadrados de zonas verdes que tiene la ciudad. También suprimió el baldeo de calles y apagó las fuentes ornamentales de la ciudad con el objetivo de ahorrar agua.

La comarca de Mérida se abastecía tradicionalmente de Cornalvo. Esta presa, como otras de la región, tampoco ha resistido este periodo y está casi seca. Afortunadamente, la ciudad y el cinturón de pueblos del entorno beben ahora de Alange gracias al anillo perimetral que se construyó hace dos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos