«No quiero ser princesa, quiero ser física cuántica»

Uno de los talleres de ciencia impartido en el colegio Ciudad de Mérida. :: /J.M. ROMERO
Uno de los talleres de ciencia impartido en el colegio Ciudad de Mérida. :: / J.M. ROMERO

El Instituto Extremadura organiza y desarrollará talleres sobre ciencia en seis colegios de la ciudad durante siete días

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Ver objetos levitando, disfrutar de ilusiones ópticas, observar insectos a través de lupas, comprobar los efectos alucinantes de la luz, conocer a un robot mascota muy simpático, saber del poder de las estructuras trianguladas y estudiar a fondo la figura de Marie Curie. Para los que no sepan quién es, fue una científica pionera en el campo de la radiactividad. La primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades, Física y Química, y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París.

Más

Todo esto y mucho más podrán descubrir unos 270 alumnos de seis colegios de la ciudad durante varios días. Y todo, gracias a una iniciativa propuesta por el IES Extremadura.

El pasado 11 de febrero se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia con el objetivo de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia de las mujeres y las niñas.

El IES Extremadura se ha unido a esta iniciativa con una actividad dirigida a los centros educativos llamada 'Marie Curie. Disfruta la ciencia'. Se han organizado talleres científicos y técnicos y charlas sobre la protagonista, Marie Curie, para más de una decena de grupos de escolares de seis centros diferentes. Ciudad de Mérida, Salesianos, Maximiliano Macías, Dion Casio, Atenea y Federico García Lorca.

Los alumnos pasarán una jornada divertida explorando la ciencia de la mano de 11 profesores del IES Extremadura que visitarán sus aulas. Irán cargados de lupas, bichos, globos, botellas de agua, patatas, probetas, productos químicos de uso cotidiano, imanes, robots, linternas, estructuras resistentes de papel...

Al finalizar la jornada se obsequiará a cada alumno con un marcapáginas y un documento explicativo que oriente a sus padres sobre cómo acercar la ciencia a los más pequeños de forma agradable y divertida. Además, contarán con el recuerdo de una fotografía de su primer día como pequeño científico.

Los niños que participen en los talleres solo tienen que llevar una botella de agua pequeña vacía y una patata. Y mucha ilusión por experimentar y aprender.

El objetivo es acercar la ciencia a los más pequeños y orientar sobre todo a las niñas para que la valoren como opción de futuro

El objetivo es despertar en los más pequeños el gusto por la ciencia y la tecnología. Para ello, se les ofrecerá una pequeña charla sobre la vida de esta importante científica. Y se harán unos cuantos experimentos alucinantes y fáciles de replicar cuando lleguen a sus casas.

Desde la dirección del centro se insiste en que enseñar ciencia a los niños tiene múltiples ventajas. «Estimula su curiosidad, les anima a hacerse preguntas y buscar respuestas, a sacar sus propias conclusiones, les anima a trabajar en equipo y a estimular el razonamiento lógico. Además, es un gran impulso a la creatividad, y lo más importante de todo, es superdivertida».

«La finalidad del taller es acercar la ciencia a los más pequeños. También orientar a las niñas para que escojan la ciencia como posible opción de futuro en su desarrollo personal y profesional», indica Eulalia Prieto, profesora del IES Extremadura.

El gran éxito de esta iniciativa será que, al menos, una de las niñas que participen en los talleres diga a sus padres cuando llegue a su casa: «Yo no quiero ser princesa. Quiero ser física cuántica y estudiar la antimateria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos