La Policía Nacional registra una vivienda de Mérida y acordona la zona

Brígido Fernández

Sobre las 11 horas, dos furgones tomaban el Residencial Altagracia

MARTA PÉREZ GUILLÉN

Sobre las 11 horas, dos furgones de la Policía Nacional tomaban en Mérida el Residencial Altagracia, que se ubica en la calle Serranía de los Caballeros, próxima al Cementerio municipal para iniciar un registro en una de las viviendas.

Minutos después, ocho vehículos de las fuerzas de seguridad del Estado procedían al acordonamiento de la zona con agentes armados y también encapuchados para proteger su identidad.

Testigos de la zona indican que la intervención se ha realizado en el segundo piso del bloque número 1. Fuentes policiales aseguran que la actuación policial durará todavía horas por lo que la zona continuará cortada al tráfico de vehículos y también de personas.

Los agentes se encuentran realizando aspectos técnicos junto con la comisión judicial. Según fuentes policiales «está resultando un trabajo meticuloso que puede dilatarse hasta las 17 horas», en el que además están interviniendo guías caninos.

Los vecinos del bloque, evacuados desde el inicio de la operación, explican que se trata de una familia formada por un matrimonio y dos menores. Hace poco más de un año que viven en la vivienda en la que se está realizando el registro y no se han relacionado con nadie. «Cuando alguna vez han hecho más ruido de la cuenta o se escuchaban golpes fuertes hemos llamado a su puerta pero nunca nos han abierto la puerta», recalca una de las vecinas. Hablan español, aunque ella lleva burka con el rostro tapado por completo. El detenido es un hombre de 34 años.

También afirman que desconocen por completo de qué se trata, ya que al sospechoso «lo veían de forma esporádica y siempre llegaba en taxi».

Fotos

Vídeos