La Policía Nacional desarticula un punto de producción industrial de marihuana en Mérida

Una agente hace foto del dinero y las armas incautadas. :: brígido

Se ha detenido a siete personas que vendían esta sustancia en la barriada de Santa Eulalia y la cultivaban en una nave cercana

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Mérida han detenido a siete personas (cuatro hombres y tres mujeres de entre 19 y 42 años) en el desarrollo de una intervención antidroga por un presunto delito contra la salud pública denominada operación 'Siembra'. Con estas detenciones los agentes de la Brigada de Estupefacientes, pertenecientes a la Policía Judicial y los de Seguridad Ciudadana, han desarticulado una banda totalmente organizada que se dedicaba al cultivo y venta de marihuana en un domicilio de la barriada de Santa Eulalia. También han desmantelado un almacén donde se cultivaba la marihuana situado en una nave en la carretera de la presa de Montijo.

La operación 'Siembra' fue detallada ayer por el comisario jefe de la Policía Nacional de Mérida, Aurelio Fernández, que estuvo acompañado por el comisario jefe provincial, Juan Cervera, y Luis López, jefe de la Brigada de Policía Judicial.

La operación empezó hace más de cuatro meses y culminó el pasado 7 de junio con la detención de estas personas, algunas de ellas con antecedentes por hechos similares.

La investigación comenzó en un domicilio de la barriada Santa Eulalia, donde se supo que se vendía marihuana. Tras realizar labores de seguimiento y vigilancia a sus ocupantes, los agentes comprobaron que estos vendían la droga en este lugar, además de tener otras dos viviendas disponibles. También descubrieron que había una nave en la que cultivaban la marihuana. Esta era donde también la almacenaban, por lo que acudían de forma periódica al lugar para poder abastecerse y seguir con la venta. La habían construido exclusivamente para este fin.

Tras recibir la autorización judicial se detuvo al cabecilla del grupo, así como a otras seis personas que colaboraban con él en las labores de cultivo, traslado y almacenamiento de la marihuana.

Tras desmantelar la nave, se ha visto que estaba perfectamente equipada para el cultivo y almacenamiento de marihuana con instalaciones valoradas en unos 300.000 euros. «Era un sitio de auténtica producción industrial», la calificó el comisario de Mérida.

Los agentes también se incautaron de sistemas de estimulación del crecimiento de las plantas, contando con 64 lámparas de calor, 22 ventiladores, cinco aparatos de aire acondicionado y 66 transformadores, así como diversos fertilizantes. Incluso disponían de una máquina productora de ozono, que sirve para mantener el oxígeno de la planta para que crezca mucho mejor. El valor de todo este material asciende a más de 7.600 euros.

265.000 euros en el mercado

Se hallaron en total 1.641 plantas de marihuana, de las cuales se pueden obtener más de 65 kilos de estas sustancia, lo que hubiera alcanzando en el mercado 265.000 euros. «65 kilos de cogollos es mucha cantidad, pues hay que tener en cuenta que los cogollos pesan muy poco. Calculamos que cada gramo en el mercado cuesta 4 euros», precisó.

También se intervinieron 6.000 euros en efectivo, dos escopetas de caza con cartucho, dos coches de alta gama y dos caravanas. En una de ellas los miembros de la banda pernoctaban. Era el lugar desde donde hacían las labores de vigilancia en el entorno de la nave, que estaba dotada de grandes focos y hasta cámaras domóticas para detectar la presencia de intrusos.

Los agentes también se encontraron un contenedor de obra, donde estaba uno de los splits, que estaba tapado y oculto. «El fin era evitar que pudieran ser vistos por los drones de la Policía Nacional», explicaba Fernández.

En el momento de la detención en el domicilio que servía como punto de venta también se incautaron de 115 bolsas termoselladas con cogollos de marihuana que estaban preparadas para venderse. También otros 100 gramos de esta planta y una balanza que el detenido arrojó por la ventana al percatarse de la presencia policial.

Sistema sofisticado

El comisario también indica que el material incautado «es muy sofisticado. En realidad no se ha desarticulado solo un punto de venta de droga, sino un auténtico punto de producción industrial de marihuana». Hasta tal punto era de sofisticado el sistema, que se ha encontrado un cuadrante donde se tenían organizadas las labores de cuidado y los tiempos de riego de cada grupo de planta.

Como el consumo eléctrico era tremendo en la nave donde se cultivaba y almacenaba la marihuana, los detenidos también se enfrentan a un delito de defraudación de fluido eléctrico. Fernández dice que la operación aún no está cerrada y cree que la distribución de la droga, por la cantidad de plantas incautadas, también se hacía fuera de la ciudad e incluso de la región.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos