Mérida es la única ciudad extremeña que mantiene su población al alza

Un carrito con un recién nacido en la unidad de obstetricia del Hospital de Mérida. :: j. m. romero/
Un carrito con un recién nacido en la unidad de obstetricia del Hospital de Mérida. :: j. m. romero

La capital autonómica volvió a crecer a lo largo de 2016 y en las últimas cifras oficiales llega a 59.187 habitantes

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Mérida es la única ciudad de Extremadura que mantiene una línea ascendente en número de habitantes. La capital autonómica volvió a crecer durante el año 2016, el último con datos oficiales, y alcanzó un nuevo tope histórico de 59.187 residentes empadronados.

El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado viernes el real decreto por el que se declaran oficiales las cifras del padrón municipal a 1 de enero de 2017, tras lo cual el Instituto Nacional de Estadística ha dado a conocer la situación de cada municipio. Estos datos son los que se emplean para cuestiones como la asignación a cada localidad dentro del sistema de financiación.

CIFRAS DE POBLACIÓN

Mérida desde 1998
1998
50471
1999
50387
2000
50478
2001
51056
2002
50780
2003
52110
2004
52200
2005
53089
2006
53915
2007
54894
2008
55568
2009
56395
2010
57127
2011
57797
2012
58164
2013
59049
2014
58985
2015
58971
2016
59174
2017
59187

En el caso de Mérida, la ciudad volvió a crecer a lo largo de 2016, aunque de forma modesta. Pasó de 59.174 habitantes a 59.187. Apenas son trece más, pero supone un nuevo registro histórico para la capital autonómica, que poco a poco sigue acercándose a la barrera de los 60.000 empadronados.

Badajoz, con 597 habitantes más; Cáceres, con 103; y Navalmoral de la Mata, con 50, fueron las ciudades que crecieron más que la capital autonómica. Sin embargo, estas localidades están aún por debajo de los topes que alcanzaron en años anteriores. De esa forma, Mérida es la única ciudad de la región que mantiene una línea ascendente en términos de población.

De las trece localidades con más de 10.000 habitantes de la comunidad, la capital autonómica es la única que a 1 de enero de 2017 marcó su registro histórico de población. Aunque prácticamente todas han crecido en los últimos diez años. Sólo Montijo, con 62 menos, y Coria, con 38, tienen menos empadronados que a 1 de enero de 2007. El resto ha subido, pero de manera dispar.

Los años de bonanza que acompañaron a la burbuja de la construcción impulsaron el crecimiento en las principales ciudades de la región. La mayor parte alcanzó sus mejores datos de población entre 2010 (caso de Plasencia y Montijo), 2012 (Badajoz, Navalmoral de la Mata y Coria) y 2013 (Cáceres, Don Benito, Almendralejo, Villanueva de la Serena y Villafranca de los Barros), mientras que Olivenza lo hizo en 2014 y Zafra en 2015.

Sin embargo, con la crisis económica todas iniciaron un declive, tras el que ha venido una recuperación en Badajoz, Cáceres y Navalmoral de la Mata, ciudades que se sitúan cerca de sus máximos recientes. Mérida no sólo ha salido del bache, sino que además está alcanzando registros históricos. El resto de localidades de más de 10.000 habitantes perdió población a lo largo de 2016.

Con estos datos, la capital autonómica se sitúa como la segunda ciudad extremeña que más ha crecido en los últimos diez años en proporción a su población. Desde 2007 ha ganado 4.293 habitantes, lo que supone una subida del 7,82%. Almendralejo, con un 7,94%, está por encima a pesar de su caída de 2016.

Pérdida generalizada

Los datos de población de Mérida y de las ciudades que crecieron en el año 2016 tienen aún más relevancia si se tiene en cuenta que la región se encuentra en un ciclo de pérdida generalizada de población. La comunidad tenía a 1 de enero de 2017 un total de 1.079.920 habitantes, prácticamente 8.000 menos que doce meses antes y 30.000 menos que en 2011, su tope histórico.

De los 388 municipios de la comunidad, sólo 55 ganaron habitantes a lo largo de 2016. De ellos, veinte se encuentran en la provincia de Badajoz, entre ellos Arroyo de San Serván, Calamonte, Don Álvaro y La Garrovilla, en la comarca de Mérida. Pero la provincia perdió más de 4.200 habitantes en el año.

En cuanto a Cáceres, 35 municipios crecieron a lo largo de 2016. Pero en muchos casos se trata de pequeñas localidades que subieron en menos de diez empadronados, por lo que en realidad el crecimiento no fue significativo. Eso explica por qué la provincia perdió 3.600 habitantes, una cifra similar a la del ejercicio anterior.

Con estos datos, la provincia de Badajoz se sitúa con 679.884 habitantes, prácticamente 15.000 menos que en 2012, cuando llegó a su tope histórico. Cáceres perdió menos habitantes en 2016, pero su evolución reciente es peor porque acumula más caídas, además de que cuenta con menos empadronados y por tanto la disminución de población tiene un peso mayor sobre el global. La provincia llegó a 1 de enero de 2017 a 400.036 habitantes, 15.000 menos que en 2011, cuando alcanzó su máximo.

Temas

Mérida

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos