Mérida mejorará infraestructuras con tres millones del Dusi

La mejora de la climatización del Centro Cultural Alcazaba será una de las actuaciones con fondos DUSI./J. M. Romero
La mejora de la climatización del Centro Cultural Alcazaba será una de las actuaciones con fondos DUSI. / J. M. Romero

El edil Rafael España adelanta que para el ejercicio que viene el Consistorio contará con 1,8 millones de los fondos europeos

MARTA PÉREZ GUILLÉN

A mediados de julio, el Boletín Oficial del Estado (BOE) hacía pública la ratificación de la concesión de las ayudas procedentes de los fondos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (DUSI). En el caso de la capital autonómica, el importe asciende a los 12,5 millones de euros, de los cuales 10 serán con cargo a los Fondos del Programa Operativo (Feder) y los 2,5 restantes saldrán de las arcas municipales. Tras el anuncio, el Consistorio contó con diez días para aceptar los fondos, trámite que ya ha pasado por junta de Gobierno local.

Ahora, según el delegado de Urbanismo Rafael España, los trabajos se están centrando en la formalización de las oficinas técnicas intermedias, o lo que es lo mismo, en cuestiones administrativas y burocráticas que requiere el desarrollo del DUSI y que esperan finalizar antes de que acabe el año. «Es cierto que te dan un anticipo que asciende a los 300.000 euros», señala el concejal socialista.

Una de las actuaciones será mejorar la climatizacion del Centro Cultural Alcazaba

Una vez solucionado los trámites correspondientes al papeleo empiezan las certificaciones y con ello el grueso de los proyectos. «Las diferentes delegaciones están trabajando ya en sus propuestas. No tanto en el desarrollo específico. Lo que nos piden es definir las líneas generales y el siguiente estadio que se corresponde con proyectos más concretos acompañados de una pequeña introducción», recalca España.

No requiere que se especifique en qué se invertirá cada euro de los fondos europeos pero sí la ejecución de fondos concreta. «Para el año que viene contamos más o menos con 1,8 millones de euros, y hay que gastarlo en 2018», subraya. El resto del dienro se repartirá en los cuatro años siguientes, es decir, hasta el 2022.

Primeras actuaciones

También indica que el hecho de que en un primer momento la capital autonómica pudiera acceder a 15 millones de euros más 3 que iba a aportar el Ayuntamiento ha provocado el reajuste del presupuesto por la concesión final. «La reestructuración que vamos a llevar a cabo es lineal y se aplicará en las diferentes líneas de actuación y los proyectos que pretendemos desarrollar con los fondos».

El concejal también adelanta que las primeras intervenciones que se desarrollarán con las ayudas europeas se corresponden con la implantación de la administración electrónica y la mejora de infraestructuras. En este último bloque serán inmediatas aquellas adecuaciones en las que se trabaje y potencie la eficiencia energética en edificios municipales. «Son las más rápidas o sencillas de desarrollar y justificar», añade el edil. De ahí que sea uno de los objetivos que el equipo de Gobierno se marca antes de que acabe la legislatura.

Se tomará como base las quince líneas de actuación en las que se sostiene el DUSI para decidir en qué edificios se actuará. Aunque cuentan con un límite significativo. «El DUSI solo permite que se destine a infraestructuras un 30 por ciento del presupuesto, por lo que contaremos con 3 millones para invertir en las propuestas».

Entre las intervenciones que se vislumbran se encuentra la de mejorar la climatización, tanto de aire frío como de calor, de los centros culturales que se encuentren dentro del perímetro marcado por el DUSI. Esta medida beneficiará a edificios como el Alcazaba o el de La Antigua. Y aunque Nueva Ciudad se quedaría fuera de esta limitación por haberse beneficiado de otras subvenciones en años anteriores, España asegura que se buscarán las vías para poder llegar a centros como el de Campoamor y Bellavista. «Quizás no podemos hacerlo directamente pero sí de manera transversal por zonas deportivas o culturales», remarca el edil.

El resto de proyectos se corresponden con el ámbito social. Estarán fundamentadas en actividades económicas y el favorecimiento de los colectivos más vulnerables. «Las necesidades y el diagnóstico son claros. Los conocemos. Pero tenemos que concretar las actuaciones». España explica que si bien serán las propuestas que más presupuesto requieran, sus proyectos requieren licitaciones por menores cuantías.

Menos discrecional

Se encuentran en fase de proponer ideas. Después tendrán que llevarlos a cabo. Y no solo eso. Los fondos europeos requieren además un control posterior que evalúe el avance de las intervenciones. «Los requerimientos son mucho más estrictos que con otros fondos», asegura el edil de Urbanismo.

El seguimiento se realizará por el Gobierno central y también por los propios fondos europeos. «De esta forma lo que se persigue, no diré evitar que se malgaste el dinero, sino más bien que el uso de las ayudas no sea tan discrecional», destaca.

Fotos

Vídeos