La Junta asegura que las obras de La Antigua no afectan al inicio de las clases

Estado en el que se encontraba una de las aulas en las que se están cambiando las ventanas. :: HOY
Estado en el que se encontraba una de las aulas en las que se están cambiando las ventanas. :: HOY

Los padres que no comparten esa impresión se reunirán hoy en la puerta del centro junto a la ampa para comprobar el avance de los arreglos

MARTA PÉREZ GUILLÉN MÉRIDA.

Limpiadoras trabajando a destajo entre las aulas y los pasillos. Profesorado y dirección de aquí para allá ultimando. Al trastorno habitual que deriva del inicio del curso escolar en cualquier centro, en el colegio de Nuestra Señora de La Antigua se suma el hecho de que se encuentre en plena obra entre escombros, puntales y maquinaria. Y aunque desde la Consejería de Educación y Empleo aclaran que el grueso de la intervención en este colegio, que se correspondía con la adecuación de la cubierta, ya está finiquitado, hasta finales de octubre no habrán concluido los arreglos al completo. Ahora se centran en el cambio de ventanas.

La intervención que se está desarrollando afecta a dos módulos. Se han tomado medidas como la instalación de unas ventanas provisionales en las aulas en las que se está actuando para trabajar en horario de tarde, cuando los alumnos del centro regresen a sus casas, e incluso en fin de semana. También delimitarán las zonas en obras para que se mantengan alejadas de los alumnos que hoy empiezan de nuevo sus clases. Desde la Consejería insisten en que las mejoras no interferirán en el normal desarrollo del curso y que la seguridad del alumnado está garantizada.

Intranquilidad y retraso

El coste de la obra asciende a 216.955 euros, 69.417 menos que lo presupuestado por la Junta

Aunque la Administración regional apele a la calma de las familias, hay padres que no se sienten del todo tranquilos con que sus hijos convivan con el trasiego de las obras. Es el caso de Ainhoa Hernández López. Tiene un pequeño de 7 años y otro de 3 que hoy empiezan sus clases en el colegio de La Antigua. «Lo que nos dicen es que los trabajos están prácticamente terminados y que lo que se baraja es que los niños estén en dos aulas. Si de por sí en una clase casi que no caben, pretenden meter a todo el colegio en dos clases», explica Hernández. También que en las estancias de Educación Infantil instalarán unas ventanas provisionales, «o lo que es lo mismo unos plásticos, que son los que ahora tienen puestos», apunta la madre afectada. Y no solo eso.

«Algo incomprensible es que nos indiquen que si algo les ocurre a mis hijos, somos nosotros los responsables y no el centro», afirma asombrada. Añade que su responsabilidad como madre es tenerlos escolarizados por lo que hoy acudirá con sus pequeños al cole, aunque no se quedará de brazos cruzados. «Los padres hemos quedado a las nueve para comprobar con la ampa el avance de las obras. También nos gustaría contar con el asesoramiento de un inspector», destaca. Hernández insiste en que la reforma debería haberse ejecutado en verano. «Si en julio sabían que no iba a ser así deberían haber avisado entonces, no una semana antes de que comience el curso».

Al cabreo e intranquilidad de los padres se suma la polémica por el retraso de los trabajos, denunciada también por IU Mérida el pasado lunes. Según el grupo municipal, el desprendimiento de una parte de la cubierta de la fachada del colegio a principios de marzo puso ya en evidencia la necesidad de acometer las obras para reparar los daños causados y garantizar la seguridad de los alumnos y profesores. «Según los datos de la propia Administración regional, el 15 de marzo se inició la tramitación para la adjudicación de la obra, de la que el órgano correspondiente realizó una propuesta de adjudicación en fecha del 29 de junio, y que finalmente no se tradujo en la finalización del procedimiento hasta finales de agosto», indicaron.

Fue entonces cuando se hizo público el anuncio de la formalización del contrato, concediendo a las empresas Innova e Imesapi la licitación de la actuación en el centro por 216.955 euros, 69.417 euros menos de lo presupuestado por la Junta de Extremadura. El retraso en la adjudicación es lo que ha impedido aprovechar el periodo vacacional para la realización de la reforma, según IU.

Fotos

Vídeos