Las Iguales y 'No me fío...' ganan el concurso del Carnaval Romano

El público disfrutó de una noche divertida y cargada de sorpresas

MARTA PÉREZ GUILLÉN Mérida
Viernes, 9 febrero 2018, 08:07

Pasadas las 3.30 horas, y antes de lo que se les esperaba, el jurado comunicó a la agrupaciones su decisión que encumbró de nuevo a la Chirigota de Mérida con su tipo 'No me fío ni de mi sombra' y a Las Iguales en la modalidad de comparsa con su globo cargado de ilusión 'De Mérida al cielo'. Pero antes de disfrutar del momento más esperado del Carnaval Romano de este año, los asistentes al Palacio de Congresos disfrutaron de una noche divertida y emotiva a partes iguales, crítica con la realidad de los extremeños y también con la del resto del país. Se reivindicó de nuevo el tren, se condedó a los que buscan la división en las fronteras y sobre todo se cantó a Mérida, su particular manera de vivir febrero y su gente. Entre ellos destacó el recientemente fallecido José Prieto Galván. Y como era de esperar, brillaron las voces y se saborearon como nunca las sorpresas.

Hay muchas maneras de vestir y lucir una final. El concurso de este año escogió las voces. Unas en concreto. Las del primer coro de la capital autonómica, 'El Conquistador' que apuntó directo al corazón de los asistentes con el repertorio que compartió semanas antes con el Gran Teatro Falla, y nuevas estrofas para la capital autonómica. Entre los componentes no faltó el alcalde de la ciudad Antonio Rodríguez Osuna, al que se le vio disfrutar el momento rodeado de sus compañeros y entonando letras a su ciudad.

Más sobre el Carnaval Romano

Con la emoción en el cuerpo, la comparsa La J’otra, defendiendo su tipo 'La Trastienda', no perdió nota y desplegó su repertorio. Letras incisivas y afiladas, que a la vez sirvieron de homenaje al que fue una de sus guitarras durante muchos años y que anoche seguro las disfrutó desde el cielo. Mantuvieron la esencia y hubo mejoras destacables en puntos concretos. Aún así, desde el lugar en el que la prensa estaba ubicada (en las cabinas de la parte superior), no se apreciaban bien sus letras. Con eso y todo, el Palacio de Congresos brilló con ellas y las despidió con un fuerte aplauso.

La J'otra. / BRÍGIDO

De la emoción y la crítica, a la ironía y el buen humor. A Los Pilingüis se les esperaba con ganas minutos antes de que comenzara la función.Y no fue para menos. Con el tipo ‘Aquí no hay quien cobre’ y con la intención de participar en el Carnaval Rumano, a lo que hay que sumar todas las peripecias que inventaron sobre el escenario, la agrupación emeritense se alzó como una de las favoritas de la noche en cuestión de segundos. La incorporación de una cabra a la actuación cuajó y los erigió hacia lo más alto. Dejaron todas sus ganas y más sobre el escenario disfrazados de rumanos, además del listón bastante alto nada más comenzar la final.

Los Pilingüis. / BRÍGIDO

Comienzo de vértigo

Y si bueno fue el inicio, el resto de actuaciones no se quedaron atrás. La siguiente en recoger el testigo sobre las tablas del Palacio de Congresos fueron los componentes de la comparsa Los Pastores, agrupación de nueva creación procedente de Fuente de Cantos y el único grupo foráneo que consiguió superar la primera criba. Fue un placer descubrirlos en semifinales y más volver a escucharlos anoche. Impresionante juego de voces que acompañaban letras sentidas y emotivas a partes iguales con ritmos interesantes. Todo un acierto esta agrupación, a la que se espera y desea más veces en el Carnaval Romano.

Los Pastores. / BRÍGIDO

Magníficos estuvieron los Tagorichi en semifinales, y algo desinflados durante la final. Metidos en la piel de auténticos trepas, los castellers extremeños volvieron a sorprender a los asistentes con su torre humana que lo mismo hacía de árbol de Navidad para decorar La Antigua, que de la Torre de Pisa e incluso sirvió de atracción de Feria como guiño a Los Pilingüis, que se convirtió en la agrupación más socorrida tanto en sus letas como en aparaciones.

Los Tagorichi. / BRÍGIDO

De la fiebre catalana llevada al extremo y el descanso pertinente para dar tiento al bocadillo de rigor a un tipo dedicado a la ciudad y su tesoro. De 'Buscarruinas' arqueólogas, la comparsa Los que faltaban compartieron con el auditorio un repertorio cargado de poesía y reivindicaciones, con especial dedicación al patrimonio histórico de Mérida y su condición como villa romana. Con un juego de voces impecable volvieron a pisar fuerte con el propósito de alzarse de nuevo con el primer puesto. Intenciones las hubo.

Los que faltaban. / BRÍGIDO

Sorprendieron para bien los componentes de la Chirigota de Mérida que este año apostaron por el tipo 'No me fío ni de mi sombra'. Algo más desconfiados, y acertados que en semifinales, los chicos de Félix lo volvieron a hacer. Convencer al auditorio de que serían dignos ganadores del Concurso Romano. Los cambios en el repertorio gustaron y mucho. El efecto visual de la sombra, mucho más conseguido, consiguió consolidar un tipo de por sí difícil. Como resultado, público en pie y deseoso por volverlos a ver.

'No me fío ni de mi sombra'. / BRÍGIDO

Desde las alturas, pero sin perder de vista su ciudad, llegaron al escenario del Palacio de Congresos Las Iguales reivindicando el papel de la mujer luchadora, aventurera y que siempre apunta alto. Con voces calmadas y hermosas volvieron a compartir con los presentes un repertorio aún más crítico, sobre todo con las agrupaciones que vienen de fuera de Mérida y le cantan a la ciudad sin sentimiento. El resto, prosa hecha poesía. Estuvieron estupendas.

Las iguales / BRÍGIDO

Y nos dieron las 3

Los últimos en pasar por el escenario y disfrutar el calor del público fueron las viudas y santeros de La Marara. A las 3 de la mañana, con esfuerzo, y más ilusión y ganas, los integrantes de 'No eres santo de mi devoción' compartieron con los asistentes su trabajo a golpe de ensayo y meses. El auditorio le correspondió como se merece, con aplausos y participando en su repertorio que aun así no cuajó del todo. No por ello fueron menos cómplices.

La Marara. / BRÍGIDO

Tras ellos llegó la espera. Treinta minutos después, el jurado al completo, salvo una baja, dio a conocer el orden de clasificados y los ganadores. De manera que en comparsa cuarta resultó La J´otra, terceros Los Pastores, segundos Los que faltaban y vencedoras de la noche Las Iguales que no tardaron en reaccionar entre abrazos y gritos. En chirigota, la cuarta posición fue a parar a los Tagorichi, la tercera a La Marara y el segundo lugar fue para Los Pilingüis, posición que sorprendió a más de uno. La Chirigota de Mérida de nuevo consiguió hacerse con el primer puesto.

Se acabó la final y con ella el concurso, pero no la fiesta. El Carnaval Romano continúa estos días en el mejor escenario que puedan soñar, la calle.

Secciones
Servicios