El gobierno local confirma que aún valora la viabilidad de reabrir la piscina de La Paz

Vaso grande de la Piscina del complejo de La Paz. :: j. m. romero/
Vaso grande de la Piscina del complejo de La Paz. :: j. m. romero

Hace unos meses se encargó un estudio a una empresa especializada para ver la posibilidad de ponerla a disposición de los bañistas

M. ÁNGELES MORCILLO MÉRIDA.

El gobierno local de Osuna no da por perdida definitivamente la posibilidad de volver a darle uso a la piscina del complejo polideportivo La Paz. Por eso, el propio alcalde anunció el pasado mes de mayo que una empresa especializada valorará la viabilidad de ponerla de nuevo a disposición de todos los vecinos de la ciudad. El primer edil hizo este anuncio durante la visita a los vestuarios de este complejo tras su remodelación. Unas obras que han permitido ampliar los espacios a ocho vestuarios que cuentan con todas las comodidades.

Seis meses después de este anuncio, fuentes municipales han confirmado a HOY que «el tema de la piscina está actualmente en estudio», por lo que el Ayuntamiento aún está en ello y no descarta tomar las medidas necesarias para poder reabrirla a los bañistas en verano. Tampoco se sabe si será el que viene o más adelante.

En el año 2012, después de que finalizasen las obras de la zona del III Milenio, esta piscina ya no volvió a ser la misma. Y aunque ese verano abrió sus puertas a los bañistas, ya daba problemas. Después de observarla durante varios días seguidos, tanto el encargado general de mantenimiento de la Delegación de Deportes en aquella época como varios técnicos de la de Urbanismo detectaron que el vaso grande sufría importantes pérdidas de agua que no eran a causa de problemas en los colectores.

Desde la Delegación de Deportes se confirmó que estas fugas de agua eran más graves de lo que se creía en un principio y que la piscina podría haber sufrido graves daños estructurales como consecuencia de movimientos de tierra cercanos. Se deduce esto porque en Mérida, en los últimos meses, no se había registrado ningún movimiento sísmico o similar.

Se valoró también que en las construcciones que se llevaron a cabo al lado del vaso perjudicado se profundizó hasta un total de cuatro metros, por lo que no descarta que incluso la piscina haya cedido un poco. Este movimiento de tierra también habría podido romper algunas tuberías y ante la fricción se partiría o se habrían producido las fisuras en el vaso.

Ese fue el último verano que abrió la piscina de la Paz. De ahí en adelante ha estado cerrada. El gobierno local del PP valoró abrirla. Pero el alto coste que suponía su arreglo, unos 300.000 euros, hizo que se desistiera de llevar esta idea adelante. Y desde ese momento lleva cerrada.

En aquel momento solo se veía viable la posibilidad de realizar las obras necesarias si la empresa encargada de las obras que causaron la rotura se hubiera hecho cargo de los gastos.

O bien que el dinero hubiera llegado al Ayuntamiento de forma extraordinaria a través de una subvención o algo parecido. Pero nada de eso sucedió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos