El Teatro Romano se arregla la cara

Parte del frente escénico del Teatro está cubierto. :: /BRÍGIDO
Parte del frente escénico del Teatro está cubierto. :: / BRÍGIDO

El plazo de la ejecución de la obra es de 4 meses y los trabajos son para conservar y restaurar esta parte del monumento

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Los andamios vuelven a cubrir durante estos días parte del frente escénico del Teatro Romano. El Consorcio de la Ciudad Monumental ha licitado recientemente, mediante procedimiento abierto, el proyecto ‘Conservación, restauración y mantenimiento del frente escénico del Teatro Romano de Mérida’ en su tercera fase. Dicha intervención está financiada por el propio Consorcio y con la subvención de 50.000 euros que aporta el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Dicha obra fue adjudicada a la empresa Contrafforte Restauro por un presupuesto de 79.567’92 euros. El plazo de ejecución de las obras se ha establecido en cuatro meses.

Estos trabajos comenzaron el pasado 16 de octubre y se llevan a cabo por hasta cuatro restauradores de la empresa adjudicataria, siempre supervisados por el departamento de conservación del Consorcio.

Esta entidad ha informado a HOY que se ha realizado, en primer lugar, el trabajo de documentación de todo el frente escénico.

Para ello se han empleado técnicas de fotogrametría con el fin de obtener una planimetría de todo el conjunto y se han registrado todas las partes del muro y cada pieza de mármol. De esta forma se documenta su estado inicial de conservación y su ubicación exacta.

El plan de trabajo continúa con el montaje de andamios para actuar en la zona central del frente escena, concretamente en la zona de la Valva Regia.

Actualmente, y tras la revisión del estado de conservación en esta zona, el equipo de restauración ha comenzado con la limpieza en superficie de todos los mármoles: capiteles y fustes de columnas, molduras y relieves decorativos. De forma paralela se repasan los hormigones y morteros del muro que se han detectado en mal estado a causa de las filtraciones de agua y la exposición a la intemperie.

El periodo de ejecución que se ha elegido para realizar los trabajos, de octubre a febrero, se ha hecho coincidir con los periodos de menor afluencia al recinto monumental. Se quiere conseguir que el impacto visual de los turistas se minimice todo lo posible.

Fotos

Vídeos