Una empresa promueve una planta fotovoltaica en la carretera de Alange

Terrenos en las traseras de la subestación de Mérida en los que se proyecta la planta/BRÍGIDO
Terrenos en las traseras de la subestación de Mérida en los que se proyecta la planta / BRÍGIDO

La compañía ha iniciado los trámites ambientales para construir una instalación de 50 megavatios de potencia

JUAN SORIANO

Nueva inversión en Mérida, aunque por ahora sólo se trata de los primeros pasos. Una empresa navarra promueve la construcción de una planta solar fotovoltaica de 49,9 megavatios. El emplazamiento elegido es una parcela de forma irregular junto a la carretera de Alange, partiendo de las traseras de la subestación eléctrica situada a la salida de la ciudad.

La empresa OPDE ha presentado una memoria descriptiva del proyecto ante la Consejería de Medio Ambiente y Rural para iniciar la tramitación ambiental. Por lo tanto, aún hay muchos aspectos por definir, como plazos de ejecución y montante de la inversión. La compañía señala que aún es pronto para ofrecer estos datos.

Más información

Tal como recoge el proyecto, en la actualidad la tecnología solar fotovoltaica sigue optimizando su diseño y reduciendo los costes de instalación, operación y mantenimiento. Además, indica que en España el consumo de energía renovable supuso en 2014 un 17,3% sobre el total. Ante la necesidad de cumplir con el objetivo europeo de llegar al 20% en 2020 y la previsión de crecimiento de la demanda en torno al 0,8% anual hasta ese año, los promotores consideran necesario impulsar nuevas instalaciones.

Con ese fin, se proyecta la construcción de la planta solar La Fernandina, así como las instalaciones necesarias para evacuar la energía eléctrica producida. La planta ocuparía una superficie de alrededor de 120 hectáreas. El campo generador estaría constituido por módulos de 340 megavatios, agrupados en cadena de treinta unidades en serie montadas sobre estructuras de seguimiento con una separación de 5,2 metros.

La propuesta contempla construir una subestación de 392 metros cuadrados de superficie para dar salida a la energía que se genere. A su vez, estará conectada mediante una línea subterránea de 66 kilovoltios con la subestación propiedad de Endesa situada en la carretera de Alange con el objetivo de volcar a la red la electricidad producida.

La vida útil del proyecto se estima en treinta años. Pero al término de ese periodo se evaluaría mantener la planta en operación, por lo que se podría prorrogar su actividad unos cinco o diez años más.

Estudio de alternativas

La memoria descriptiva del proyecto recoge que se ha tomado como principal requisito para su viabilidad las instalaciones necesarias para volcar la energía producida a la red, por lo que se ha escogido como emplazamiento un lugar cercano a la subestación de Mérida. Para ello, se han estudiado tres alternativas, tomando como referencia la distancia a las instalaciones de Endesa.

La primera alternativa es una finca situada en el tramo final de la carretera de Alange. Pero está condicionada por la existencia de numerosas encinas, el funcionamiento de una expltoación de regadío, un cauce de agua y la distancia a 7,9 kilómetros de la subestación.

La segunda alternativa planteaba ocupar varias parcelas del término de Don Álvaro, frente a Miralrío. Pero en este caso hay un alto aprovechamiento de cultivos de regadío, y además sería necesario contar con una línea de evacuación de 4,5 kilómetros que se cruzaba con el tendido aéreo sobre el Guadiana.

Por ese motivo, finalmente se ha escogido la tercera alternativa, una finca de más de 119 hectáreas situada a 500 metros del punto de evacuación, sin apenas impacto visual desde la carretera y sin afecciones ambientales significativas. El principal inconveniente es que por este lugar pasan varias líneas aéreas, lo que merma el aprovechamiento de la superficie, pero se considera el lugar idóneo para una nueva planta fotovoltoica.

Fotos

Vídeos