Educación se compromete a revisar el sistema de aislamiento del Giner de los Ríos de Mérida

Fachada principal del colegio Giner de los Ríos, en la Argentina. :: j. m. romero/
Fachada principal del colegio Giner de los Ríos, en la Argentina. :: j. m. romero

La Ampa del colegio se queja de las elevadísimas temperaturas que se alcanzan en el interior de algunas aulas varios meses del año

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La Asociación de Madres y Padres (Ampa) del Colegio Giner de los Ríos ha enviado una carta tanto al Ayuntamiento como a la Consejería de Educación y Empleo. En dicha misiva les dice que, durante los últimos años, se producen dentro de las aulas «unas temperaturas ambientales que no son las ideales para las épocas del curso lectivo».

Concretan que, por ejemplo, en septiembre, octubre, así como en mayo y junio de este año se han llegado a alcanzar temperaturas de hasta 43 grados en los meses estivales y 37 en los del otoño.

«Cierto es que frente a las temperaturas ambientales nada se puede hacer. Pero ni las aulas ni el propio colegio disponen de medios para combatir esa situación. La construcción del edificio hace que en ciertas aulas, en concreto las del piso primero, tengan unas temperaturas desorbitadas. Esto causa graves problemas a los alumnos y profesores tales como dolores de cabeza, cortes de digestión, mareos, vómitos», explican desde la Ampa.

Se tiene previsto mejorar el vallado perimetral, reformar el graderío o en cambio de zócalos en las aulas de Infantil

Indican además que, en diferentes ocasiones, el colegio ha realizado mediciones para conocer la temperatura interior de las aulas. «Con ellas se determinaba que las mismas eran prácticamente insoportables», lamentan. «De hecho, el revestimiento de determinadas aulas es prácticamente de cristal, por lo que no hay que imaginar mucho las temperaturas que se pueden alcanzar en estas aulas», señalan.

«Como Ampa no podemos permitir que si en el exterior de las aulas hace calor, no digamos en el interior con 25 o 26 niños por clase, el colegio sea prácticamente un horno».

Ponen algunos medios

Aseguran además que para intentar paliar esta situación ponen algunos medios, como hacen los propios profesores (difusores de agua, ventiladores...). «Pero si la estructura del colegio no es la correcta, por mucho que hagamos, la situación seguirá igual o cada vez peor».

Por todo ello solicitan a la administración que tenga competencia en esta materia que realice un estudio preciso con el objetivo de determinar una solución idónea para solventar la situación de las altas temperaturas. Piden que, en caso de que sea necesario, se realicen las mejoras estructurales que se necesiten en las instalaciones del centro.

Por su parte, la Consejería de Educación y Empleo asegura a HOY que ya ha recibido ese escrito. A este respecto, asegura que se compromete a revisar las condiciones de confort del centro educativo.

Para ello, confirma que a principios del próximo año los técnicos de la consejería se acercarán al colegio para revisar, junto con el equipo directivo del centro, cómo funcionan los sistemas aislantes del mismo. Hasta que esta visita no se produzca no se puede adelantar qué mejoras o no se plantean.

Además, indican que, aprovechando esa visita, «se revisarán otros aspectos del centro que está ya previsto mejorar, como el vallado perimetral, la reforma del graderío o el cambio de los zócalos de las aulas de Educación Infantil». Estas actuaciones cuentan ya con una previsión de inversión de unos 150.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos