Decorar espacios públicos con mosaicos

Santiago Sánchez Junco, docente de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Mérida. :: BRÍGIDO

La Escuela de Arte participa en un proyecto portugués para impulsar esta técnica

MARTA PÉREZ GUILLÉN

MÉRIDA. Dentro de unos días, los alumnos del ciclo de Grado Superior de Mosaico, que se imparte en la Escuela de Arte y Superior de Diseño de la capital autonómica, viajarán a Portugal, concretamente a la región de Terras de Sicó, para conocer diferentes espacios públicos de los municipios con el fin de proyectar diseños de decoración haciendo uso del arte del mosaico.

La actividad práctica se enmarca dentro del proyecto internacional 'Creatour' en el que participa el centro emeritense en colaboración con la región lusa y el Museo Nacional de Conímbriga, que custodia los restos de la ciudad romana ubicada en el distrito de la actual Coimbra. «El objetivo principal de la iniciativa portuguesa es convertir la zona en un referente del mosaico. Tienen el contexto perfecto y el patrimonio necesario para ello, pero no tienen profesionales ni lugares en los que recibir una formación completa, y ahí es donde cobra sentido la participación de los alumnos de Mérida», explica Santiago Sánchez Junco, profesor de la Escuela de Arte. De ahí que en verano la oferta de colaboración llamara a las puertas de la escuela que derivó en una primera toma de contacto en septiembre.

A comienzos del mes, Sánchez impartió durante 17 días diferentes talleres de iniciación a la técnica artística en el complejo monumental de Santiago da Guarda. En los cursos participaron más de 500 alumnos de diferentes municipios portugueses como Ansião, Penela, y Alvorge. «Les enseñamos a partir las piedras y los colores. Lo básico de este arte», indica el docente. Añade además que ha sido un éxito.

En septiembre, más de 500 alumnos de municipios lusos colaboraron en talleres de mosaicos

El proyecto no solo toma como eje principal el mosaico desde el punto de vista de conservación y restauración, también hay lugar para la creatividad como generadora de nuevo patrimonio, vinculada a la decoración y recuperación de espacios públicos. «Para los alumnos del centro es una perfecta salida profesional, y como experiencia laboral es inigualable», destaca. También indica que están trabajando para que los ex alumnos del centro puedan impartir talleres y cursos en los municipios, e ir creando cantera de profesionales en Portugal.

Hasta el verano

Y aunque el proyecto se encuentra todavía en pañales y pendiente de la aceptación por parte de las instituciones portuguesas, Sánchez asegura que pinta bastante bien. «El plan estará financiado por fondos europeos y tendrá una duración de dos años. En principio desarrollaremos actividades hasta el verano».

En los próximos meses se espera además la llegada de portugueses al centro emeritense para que reciban una formación profesional. «Lo bueno de este proyecto es que aunque se presente allí, todo se trabajará aquí, en Mérida», subraya.

Sánchez entiende esta iniciativa como una manera de hacer ver a sus alumnos que el ciclo de mosaico les puede proporcionar salidas laborales mucho más interesantes. «Aquí en Mérida podríamos generar nuevo patrimonio a través del mosaico. Por ejemplo, haciendo uso de esta técnica para nombrar las calles. O para decorar un parque. Vincular la escuela a los espacios públicos de la ciudad sería un planteamiento bastante productivo, y además económico. No tiene apenas coste», destaca.

Fotos

Vídeos