Mérida teme tener que subir impuestos si Montoro interviene sus cuentas

Fachada principal del Ayuntamiento de Mérida. :: hoy/
Fachada principal del Ayuntamiento de Mérida. :: hoy

Hacienda recuerda a Mérida que supera en más de 30 días el plazo máximo del periodo medio de pago a proveedores

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La portavoz municipal y delegada de Hacienda, Carmen Yáñez, dice que aún no han recibido en el Ayuntamiento una carta del Ministerio de Hacienda. Pero no una carta cualquiera, una que procede de la Secretaría General de Financiación Autonómica Local. Esta recuerda literalmente al equipo de gobierno que «uno de los elementos indispensables para lograr la sostenibilidad financiera de las Administraciones Públicas es mantener la morosidad de la deuda comercial dentro del plazo máximo de 30 días previsto en la normativa vigente». Añade que los datos de ejecución del periodo medio de pago a los proveedores del Consistorio emeritense, «ponen de manifiesto que supera en más de 30 días el plazo máximo antes citado».

De hecho, este organismo cifra en 4,5 millones el montante que el Ayuntamiento de la ciudad adeuda por este concepto. Y señala además que el periodo medio de pago es de 65,98 días, que supera los 30 estipulados.

Por tal motivo, el gobierno local recibirá esta carta si a día de hoy ya no la tiene en su poder.

La concejala de Hacienda indica que el pago medio a proveedores de septiembre y octubre se sitúa en 47 días

Al haber superado dicho plazo, indica la carta, el Ayuntamiento deberá seguir varios pasos.

El primero de ellos es que «deberá incluir, en la actualización de su plan de tesorería, información relativa a la previsión de pago a proveedores de forma que se garantice su cumplimiento».

Segundo paso. Una vez que se actualice el plan de tesorería del Ayuntamiento, si el plazo de pago supera de nuevo en más de 30 días el máximo previsto durante dos meses consecutivos, el órgano interventor de la corporación municipal «formulará una comunicación de alerta a la Administración que tiene atribuida la tutela financiera y a la Junta de Gobierno de la entidad».

La tercera fase del proceso pasa por la competencia de la comunidad autónoma. La misiva indica que, en ejercicio de la tutela financiera, «esta podrá establecer medidas cuantificadas de reducción de gastos, incremento de ingresos u otras medidas de gestión de cobros y pagos. La corporación local las deberá adoptar de forma que le permita generar la tesorería necesaria para la reducción de su periodo medio de pago a proveedores».

Por último, en caso de no ser suficientes estas medidas, Hacienda «podrá proceder, previa comunicación de la comunidad autónoma que ostenta la tutela financiera, a la retención de recursos derivados de la participación en tributos del Estado».

No le ha llegado la carta

Respecto a este tema, Yáñez dice que al Ayuntamiento no ha llegado esta notificación. «Ni por vía de registro ni por la plataforma donde el Consistorio recibe las comunicaciones del Ministerio de Hacienda».

Recuerda además que, el pasado viernes, llevaron a junta de gobierno el pago medio a proveedores del mes de septiembre y octubre, que se sitúan en 47 días. «Es cierto que estamos todavía por encima de los 30 días que marca la ley. Pero sí que hemos bajado considerablemente esa cifra que teníamos al comienzo de la legislatura».

Yáñez insiste en que el anterior equipo de gobierno, en mayo de 2015, tenía un periodo medio de pago mensual de 59 días. «Ese periodo estaba enmascarado. Se ocultaban facturas en los cajones y tenían millones de euros sin registrar. De hecho, había 7 millones acumulados solo de dos empresas, la de suministro eléctrico y mantenimiento de las luminarias públicas y la de la empresa de la limpieza viaria y recogida de residuos. No se iban registrando y poco después se disparó el periodo medio de pago a más de 100 días», explica.

Señala además que, hoy en día, con todas las facturas regularizadas, el periodo medio de pago mensual es de 47 días. Existe otro periodo medio de pago, este trimestral. De él se da cuenta en sesión plenaria, y tiene otro cálculo e influyen otros factores distintos.

«Tenemos al día las facturas, que están registradas y contabilizadas. Nuestro compromiso es pagar religiosamente a los pequeños proveedores y a las empresas que facturan menor cuantía. Y eso lo conseguimos. Lo que hace que incrementemos ese periodo medio de pago y la cantidad que debemos es la deuda antigua con los grandes proveedores y concesionarias».

Por este motivo, Yáñez insiste en que el Ministerio sabe en la situación en la que se encuentra el Ayuntamiento de Mérida y los esfuerzos que hace por cumplir con lo estipulado.

Aun así, la portavoz municipal indica que en el caso de que se tuvieran que adoptar medidas urgentes como así sugiere el Ministerio, una de ellas sería la subida de impuestos «la vía por la que los Ayuntamientos recaudan mayor número de ingresos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos