Mérida retirará los pipicanes por ser poco efectivos

Pipicán que se ubica en el parque de la Argentina, junto al Teatro y Anfiteatro Romano. / BRÍGIDO

El delegado Marco Antonio Guijarro también informa que en el barrio de la Argentina han ubicado una nueva zona libre para el disfrute de los perros

MARTA PÉREZ GUILLÉN MÉRIDA.

Un mes antes de que Antonio Rodríguez Osuna se hiciera con el control del Consistorio emeritense, en abril del 2015, el anterior delegado de Parques y Jardines Francisco Miranda anunció la ejecución de 35 nuevas áreas de pipicán en varias zonas verdes de la ciudad. Estos recintos vallados de tierra, que se ubican por norma general en los parques, se emplean para que los dueños de los perros dejen los animales dentro y depositen sus heces. Del total anunciado, ocho se encontraban en ejecución poco antes de las elecciones de mayo.

Ahora la delegación del Centro Zoosanitario que encabeza Marco Antonio Guijarro anuncia su retirada total. El motivo no es otro que su poca efectividad. «No tienen mucho éxito que digamos entre los emeritenses», recalca el edil e indica que los trabajos para su eliminación se llevarán a cabo en las próximas semanas. Por este motivo el delegado insiste más que nunca en el cumplimiento y respeto por la Ordenanza Municipal, aprobada hace unos meses, que regula las sanciones por la no recogida de los excrementos por parte de los dueños de los animales. «Tenemos que aprender a convivir y hay que ser responsables», indica.

Por contra, el concejal recalca que no ocurre lo mismo con la aceptación y el éxito que arrastran las zonas libres de esparcimiento para animales. Se ubican junto al Albarregas, el río Guadiana y en el Polígono Industrial El Prado en parques vallados habilitados para el tránsito y juego de mascotas. Desde hace una semana también lo hay en el barrio de la Argentina, respondiendo de esta forma a una petición realizada por los vecinos y las asociaciones animalistas. «Están triunfando. Por eso hemos sumado un espacio más para que los perros puedan estar sueltos y puedan disfrutar con sus dueños», indica Guijarro.

Según Guijarro, en el Centro Zoosanitario se han llevado a cabo mejoras que suponen un desahogo para los perros

Mejora de la instalación

Además de la apuesta por zonas libres en diferentes puntos de la ciudad, el delegado recuerda los trabajos llevados a cabo en los últimos meses en el Centro Zoosanitario para cumplir con la normativa municipal aprobada.

Desde el cambio de suelo de tierra por hormigón hasta una nueva zona techada y el acondicionamiento de un terreno para que los colectivos puedan pasear a los animales. «Los trabajos que hemos llevado a cabo en la instalación suponen un auténtico desahogo para los perros», subraya.

Temas

Mérida

Fotos

Vídeos