Mérida espera la decisión de la Diputación sobre si quita las calles con nombres franquistas

Calle Baldomero Díaz de Entresotos. :: BRÍGIDO/
Calle Baldomero Díaz de Entresotos. :: BRÍGIDO

Los expertos trasladan al organismo provincial que no deben eliminarse del callejero porque no tienen relación con la Guerra Civil

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

El Ayuntamiento ha remitido hace unos días a la Diputación de Badajoz, concretamente al Comité de expertos en la Memoria Histórica, un escrito. En él se indica que se está culminando la eliminación de las placas del antiguo Ministerio de la Vivienda franquista que estaban en las fachadas de algunas viviendas de la ciudad. Esta era una de las peticiones del organismo provincial.

Así lo confirma el delegado de Callejero, Pedro Blas Vadillo, que informa a HOY que en pocos días se culminará con la eliminación de todas la placas y que las pocas que quedan están por la barriada de Santa Eulalia.

Más información

En cuanto a las calles que indicaba dicho organismo en un informe, el Consistorio declara a HOY que se pidió un informe a los cronistas de la ciudad. Estos lo elaboraron y en él responden que entienden «que no deben eliminarse del callejero los nombres de quienes fueron alcaldes, ya que no fueron personas significadas en relación a la Guerra Civil».

El proceso está ahora mismo en la fase de espera de la respuesta que pueda dar el organismo provincial. A ver si acepta la respuesta del Ayuntamiento y deja las calles con el nombre que tienen en la actualidad. O, por el contrario, hay que eliminar del callejero alguna de ellas.

Hay que recordar que a mitad de diciembre se iniciaron los trabajos para retirar las placas del antiguo Ministerio de la Vivienda franquista. Una solicitud de la Diputación Provincial de Badajoz para el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Se comenzó por las que encontraron en las fachadas de las viviendas de la barriada de La Antigua, en la zona de Las Sindicales, en la barriada de San Luis y en la de Santa Eulalia, que es donde se trabaja en la actualidad para retirar las que quedan.

En algunos de los bloques de viviendas se han tenido que reponer los números, pues estaban incrustadas en la piedra. En otras portadas simplemente se han retirado las placas de las fachadas, que están hechas de metal.

Presentar alegaciones

En cuanto a los nombres de las calles, como ya adelantó HOY en el mes de diciembre, el Ayuntamiento encargó este asunto a expertos en la materia y a los cronistas oficiales de la ciudad para que fueran estos los que hiciesen una valoración. «Nos dan la posibilidad de presentar alegaciones, ya que hay que ver si son personas relacionadas con delitos de sangre o no. Son cuestiones que deben recomendar expertos. En función de las alegaciones que hagamos, haremos lo que nos diga Diputación», indicaba en esos momentos el concejal de callejero Pedro Blas Vadillo.

Hay que recordar que el organismo provincial señalaba la calle Baldomero Díaz de Entresotos, situada en la zona sur de la ciudad, para que el Ayuntamiento la elimine de forma obligatoria del callejero. Según indica la placa del callejero, fue alcalde de Mérida entre 1920 y 1923. La Diputación señala que se refiere a un juez militar en la posguerra y, además, escritor. Pero lo que no deja claro es si se refiere a Baldomero Díaz de Entresotos y Nogales o al que se apellida de segundo Fraile y cuál de ellos tenía relación con la época franquista.

Aparte de esta calle, hay otras vías de la capital autonómica señaladas por la Diputación. En estos casos, solo se hace la recomendación, que no obligación, de quitarlas del callejero emeritense. Estas son José Molina Rodríguez, alcalde en los años 40, Juan Francisco Babiano Giner, alcalde en los años 50, y Narciso Rodríguez Ramírez, alcalde en el 36 y de nuevo en el 57.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos