Condenado en Mérida a tres años de cárcel por agredir al bebé de su pareja

La menor fue atendida en el Hospital de Mérida, donde se alertó de la agresión. :: hoy/
La menor fue atendida en el Hospital de Mérida, donde se alertó de la agresión. :: hoy

Los médicos que declararon en el juicio alegaron que las lesiones no podían debersea una caída de la cama, como dijo el acusado

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Una caída de la cama escondía en realidad una agresión a una niña de 14 meses. Su autor, que entonces era pareja de la madre del bebé, ha sido condenado a tres años de prisión y a indemnizar a la menor con 5.000 euros más intereses, así como la prohibición de aproximarse a ella a menos de 200 metros. La sentencia no es firme y aún puede ser recurrida.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Mérida considera probado que el 5 de septiembre de 2015 el acusado. F. M. T., de 45 años en el momento de los hechos, se encontraba al cuidado de las dos hijas menores de su pareja, con la que convivía fruto de una relación sentimental desde comienzos de ese año.

Mientras cenaba en compañía de la hija mayor, de 14 años, acudió al dormitorio en el que estaba acostada y llorando la otra niña, de 14 meses. La sentencia recoge que la golpeó, causándole un traumatismo craneoencefálico con una pequeña hemorragia interna y separación de huesos del cráneo, así como hematomas y edema en mejilla, pómulo, párpado, región frontal, pabellón auricular y labios en el lado derecho de la cara, más excoriaciones en la mejilla izquierda y hematoma en el pabellón auricular izquierdo. La menor estuvo ingresada seis días y tardó 90 días en curarse.

La pequeña fue trasladada al Hospital de Mérida por su madre y el presunto agresor, quien señaló que había sufrido unas lesiones al caerse de la cama. Sin embargo, tras una primera exploración se apreció que las heridas podían deberse a violencia doméstica.

El hombre, que ya fue condenado en 2007 por un delito de maltrato habitual, fue detenido en las inmediaciones del centro sanitario. Permaneció en prisión provisional por estos hechos durante siete meses, hasta abril de 2016. El abogado de la acusación particular, Juan Manuel Gómez Galindo, señala que tras lo ocurrido se rompió la relación con la madre de la niña.

La niña sufrió traumatismo craneoencefálico y separación de los huesos del cráneo

La Fiscalía y la acusación particular solicitaron por estos hechos una pena de cinco años de prisión por un delito de lesiones agravado por tratarse de una persona especialmente vulnerable y la prohibición de aproximarse a la menor a una distancia inferior a 200 metros, así como a indemnizar a la víctima en 5.700 euros más intereses.

No fue una caída

La jueza considera que el hombre fue el autor de la agresión, ya que la madre dijo en el juicio que la niña no tenía esas lesiones cuando se fue a trabajar y que las descubrió cuando llegó a casa. Asimismo, descarta la versión del acusado, quien afirmó que vio a la menor caída de la cama y que la acostó de nuevo y la tranquilizó, pero no vio las lesiones ni la sangre en el colchón hasta que fue a despertarla a medianoche para salir a la calle. Además, no se explica que no acudiera directamente al hospital ni llamara a la madre, pero sí tuviera ocasión de cambiar las sábanas.

Por el contrario, da credibilidad al testimonio del médico de urgencias, quien afirmó que las heridas no concuerdan con una caída de la cama, ya que en ese caso sólo estarían en un lado del cuerpo y además serían de baja intensidad. Sin embargo, las lesiones se produjeron en diferentes direcciones, con distintas consecuencias y todas del cuello hacia arriba. También los tres forenses que declararon señalaron que por separado podrían deberse a distintas causas, pero que en su conjunto sólo cuadraban con una agresión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos