El alcalde tiene esperanza en la azucarera porque los trámites continúan

BEATRIZ BRAVO MERIDA.

El alcalde de Mérida Antonio Rodríguez Osuna mostró ayer sus esperanzas de que el proyecto de instalación de la empresa azucarera se realice finalmente en la ciudad. Unas esperanzas fundamentadas en que la empresa se encuentra trabajando en la tramitación.

Osuna explicó que no ha vuelto a tener información del proyecto tras un reunión que mantuvo hace aproximadamente dos meses con el nuevo responsable de la compañía y un técnico de desarrollo del proyecto. Sin embargo, el hecho de que la compañía no haya dejado de trabajar en este asunto supone para el alcalde «un halo de esperanza».

El regidor emeritense entiende que en un proyecto de estas dimensiones, con más de 400 millones de euros de inversión, la decisión del empresario está vinculada a la continuación de los trámites. Unos prodecimientos en los que la empresa está «ahora mismo trabajando», subraya.

Esta empresa azucarera registró en noviembre pasado en el Ayuntamiento su solicitud para iniciar los trámites para declarar su proyecto de interés municipal. A mediados de diciembre recibió, por parte de la Junta de Extremadura, la Declaración de Impacto Ambiental, uno de los trámites necesarios para seguir adelante con el proyecto. Esta perderá su vigencia si la ejecución del proyecto no empieza en un plazo máximo de cinco años.

La instalación en Mérida de la azucarera supondría según los cálculos, la creación de unos 200 puestos directos en una fábrica con capacidad para transformar hasta 5,4 millones de toneladas de remolacha al año. La planta funcionaría unos 150 días al año, con tres turnos diarios.

El impacto para el campo extremeño de esta azucarera pondría en marcha a 3.000 productores de remolacha, y generaría más de 100.000 hectáreas de cultivo, y miles de jornales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos