Hoy

El gobierno local planea reestructurar las líneas de autobús urbano este verano

Varios usuarios bajan de uno de los autobuses en la miniestación del Paseo de Roma. :: j. m. romero
Varios usuarios bajan de uno de los autobuses en la miniestación del Paseo de Roma. :: j. m. romero
  • También se marca como objetivo bajar de los 709.702 kilómetros que hacen los buses a los 500.000 para cumplir con el contrato estipulado

La junta de gobierno local aprobó ayer iniciar el expediente para llevar a cabo la tan esperada y necesaria reestructuración de las líneas de autobuses urbanos, de la que también se habló largo y tendido en la pasada legislatura. Además de para ofrecer un mejor servicio a los vecinos, la portavoz municipal, Carmen Yáñez, expresó que se hará con el objetivo de disminuir el desequilibrio que existe entre los kilómetros anuales incluidos en el contrato con la empresa de transporte que lo gestiona. Declara que esto supone un importante desembolso económico por parte del Ayuntamiento.

Según explicó Yáñez, cuando se firmó el contrato con la empresa concesionaria los kilómetros que hacían los autobuses eran unos 709.702, los mismos que se hacen en la actualidad. La oferta, y lo que se recogía en el contrato, es que se debían reducir esos kilómetros a 254.600. «El PP tenía que haber comenzado la reducción de esos kilómetros en marzo de 2014 y no lo hizo», denuncia Yáñez. «No entendemos cómo no llevaron a cabo esa reducción, que se prolonga hasta 2019. Eso ha provocado que tengamos que pagar, en vez de 800.000 euros anuales de subvención a la empresa de transporte, un total de 1.350.000 euros».

También informó del trabajo que lleva a cabo una comisión técnica que trabaja en esta reestructuración de líneas, de paradas y de horarios. «Se analiza qué paradas se van a reestructurar, qué asiduidad y número de líneas se van a quedar, a qué barriadas van a afectar estas modificaciones y los horarios que va a tener el servicio de transporte de bus urbano».

La propuesta de la comisión es una modificación que se quedaría, según Yáñez, en 518.000 kilómetros. «Sería algo leonino llegar a los que dice el contrato, 354.600 kilómetros, ya que en la actualidad en la ciudad existen cada vez más zonas que hay que cubrir con transporte público. Por eso hay que intentar llegar a un acuerdo con la empresa», indica Yáñez, añadiendo que todas estas modificaciones tienen que aprobarse en una futura junta de gobierno local.

Se quiere hacer en verano

La portavoz dice que, además de cumplir con la ley, lo que persiguen es conseguir líneas de autobuses más prácticas, más fluidas, que los autobuses lleguen con menos dificultad y con menos retraso a sus paradas y que las líneas respondan a una ciudad del siglo XXI «y no a una organización de transporte urbano de otros tiempos».

Yáñez también informó que esperan poder llevar a cabo la reestructuración de las líneas en verano, que es cuando menos usuarios tienen los autobuses, ya que no hay colegio y hay muchos vecinos de vacaciones fuera de Mérida.