Hoy

UGT denuncia la precariedad del depósito municipal carcelario de Mérida

  • Según el sindicato los detenidos se tienen que enfrentar a unas condiciones contrarias a los derechos constitucionales

El Sindicato de Policías Locales de FeSP-UGT Extremadura ha advertido de la "precariedad" en la que se encuentra, según ha dicho, el depósito municipal carcelario de Mérida.

En concreto, apunta que los depósitos carcelarios municipales se encuentran situados "en el sótano de la Jefatura de la Policía Local", donde según indica "no existe ninguna ventilación", y "situados a un metro de la entrada de los vestuarios y en su zona de paso".

Con ello, el sindicato de Policía de UGT Extremadura señala que se hace eco de "todas las deficiencias y requerimientos de los agentes que han tenido que custodiar a un detenido, por las graves carencias que en alguna ocasión han podido tener consecuencias fatales".

De este modo, hace un llamamiento a la administración, para que proceda e intervenga en la clausura de estas instalaciones, "para salvaguardar la integridad física de sus usuarios, así como ofrecer a aquellos agentes encargados de su custodia, las garantías profesionales necesarias para su entorno personal".

En nota de prensa, considera por ello que "es lamentable, pero inevitable dar a conocer, las condiciones a las que se tiene que enfrentar un detenido, sufriendo el incumplimiento de derechos constitucionales, atentando contra la dignidad de las personas, recomendando la clausura de estos depósitos carcelarios".

Tras afirmar que estas "carencias" son "tan generalizadas y tan graves" que "no parecen que puedan tener una solución rápida en el tiempo", incide además en que "el mantenimiento y acondicionamiento debe implicar algo más que dar de comer a los internos y proporcionarles mantas y asistencia sanitaria".

Legislación

Considera en este sentido el sindicato que el ayuntamiento "tiene que tomar la decisión de clausurar sus depósitos carcelarios, a fin de adecuar sus instalaciones a la legislación vigente".

"Las celdas situadas en los bajos de la Jefatura de la Policía Local, carentes de ventilación y luz natural, puertas íntegramente macizas que impiden la visualización del detenido, acceso a cables de electricidad, baldosas que pueden ser arrancadas de la pared, falta de cámaras de vigilancia, carencias de sistemas de calefacción, mantas que son continuamente reutilizadas con un grave riesgo sanitario, imposibilidad de ofrecer comidas en días determinados por el cierre del establecimiento concertado para ello, carencia de agentes para este determinado servicio", critica UGT Extremadura.

En todo caso, subraya que la "principal incertidumbre" de los agentes, como "máximos responsables de la custodia de los detenidos", es "hacerse cargo de presos con riesgo de atentar contra su propia vida".

En esta línea, señala que "se han experimentado dos en las últimas semanas, condicionantes lo suficientemente claros, como para tomar las medidas oportunas, ante la falta de protocolo interno, medidas de seguridad y situación de los calabozos".