Hoy

El Consistorio mejora la situación de su tesorería pero sigue siendo negativa

Colas para el plan de empleo social, una medida que no ha supuesto más gasto en personal. :: BRÍGIDO
Colas para el plan de empleo social, una medida que no ha supuesto más gasto en personal. :: BRÍGIDO
  • El Gobierno local destaca la reducción del gasto en personal y la disminución de la deuda total un 26% en menos de dos años

La liquidación del año 2016 del Ayuntamiento de Mérida arroja datos positivos para las cuentas municipales, pero aún insuficientes para lograr los ajustes que exige el Ministerio de Hacienda.

El Consistorio logró reducir un 59% su remanente de tesorería, que pasó de -8,05 millones de euros en 2015 a -3,29 millones al cierre del pasado año. Es una rebaja importante, pero sigue siendo negativo. Según la Ley de Haciendas Locales, el Pleno debe proceder en la primera sesión que se celebre tras conocer estos datos a reducir los gastos en una cuantía igual a la desviación.

Así se exigió el pasado año respecto a los 8 millones citados, pero finalmente el Ministerio de Hacienda aceptó que el Consistorio reduzca su remanente de forma paulatina. Pero exigía un esfuerzo importante. La liquidación de 2016 evidencia que el Ayuntamiento puede cumplir y que sólo necesita tiempo.

El remanente de tesorería está formado por el dinero en caja más los derechos pendientes de ingresar (se excluyen los que se consideran incobrables), cantidad a la que se resta las obligaciones pendientes de pago. De esa forma, refleja la liquidez de la entidad local.

De los parámetros que emplea el Ministerio de Hacienda para evaluar la situación financiera de un ayuntamiento, es el único que dio resultado negativo en 2016. La estabilidad presupuestaria, que mide la diferencia entre ingresos y gastos (sin contar los préstamos recibidos ni los créditos amortizados), arrojó un resultado positivo de 8,5 millones de euros, casi tres veces por encima de lo previsto en el plan económico financiero en vigor.

También tuvo resultado positivo, al contrario que en el ejercicio anterior, la regla de gasto. Este parámetro, centrado en las operaciones sobre las que tiene capacidad de acción una entidad local, establece un techo de gasto permitido en función de la evolución del PIB. El Ayuntamiento de Mérida podía llegar a 40,3 millones de euros en 2016 y se quedó en poco más de 36 millones.

Contención de costes

La portavoz del equipo de Gobierno y delegada de Hacienda, Carmen Yáñez, dio ayer a conocer estos datos, que serán trasladados a los grupos municipales para continuar con la negociación de cara a la tramitación de los Presupuestos 2017.

Yáñez recalcó que el Gobierno local ha logrado mejorar la situación económica del Ayuntamiento gracias a la contención del «gasto superficial», al aumento de los contratos para mejorar la fiscalización y al mayor trabajo del control de las facturas. Todo ello, afirmó, sin descuidar las «políticas dirigidas a las personas», con un aumento de los fondos destinados a atención social y a servicios como la oficina de intermediación hipotecaria.

Asimismo, recalcó que el Consistorio ha apostado por el empleo, acudiendo a todas las ayudas que ha puesto en marcha la Junta de Extremadura, como el plan de empleo social y el de experiencia, y promoviendo actuaciones con fondos propios. Pese a ello, se ha reducido el gasto en personal. Según la información facilitada por el Gobierno local, las obligaciones reconocidas netas (créditos pagados o pendientes de pago) del capítulo 1 ascendieron el pasado año a 20,15 millones de euros. Sin embargo, en 2015 llegó a 20,65, con lo que se ha reducido en 500.000 euros a pesar de que el pasado año se asumió el pago final de la devolución de la extra suprimida en 2012, entre otras cuestiones.

Junto a esto, la portavoz municipal destacó la reducción de la deuda del Consistorio. Según dijo, en julio de 2015, cuando el actual equipo de Gobierno tomó posesión del cargo, el Ayuntamiento debía 75,1 millones de euros entre entidades financieras, proveedores y otras obligaciones (como los consorcios de bomberos, el Festival de Mérida y el Consorcio). Afirmó que en la actualidad la cifra asciende a 55,7 millones, casi un 26% menos.

Asimismo, Yáñez señaló que la deuda con proveedores se ha reducido a 7 millones de euros y que en la actualidad se están pagando facturas de abril, así como los compromisos con las principales concesionarias. También destacó que se han regularizado facturas que no estaban contabilizadas por importe de 135.000 euros y obligaciones con Gespesa por 600.000 euros.