Hoy

Los Danzarines ganan el pasacalles por tercer año consecutivo

fotogalería

Danzarines emeritenses:: / BRÍGIDO

  • Se llevan 1.500 euros con su homenaje al mundo del cine

'And the Oscar goes to Danzarines Emeritenses'. Esta agrupación de Mérida se alzó ayer con el primer premio del desfile de pasacalles que discurrió por las principales avenidas de la ciudad. Este año el itinerario ha variado un poco para hacer más vistosas sus coreografías. Le siguen en segundo lugar Los Lorolos, los Dragon Fly, en tercer puesto y los Nuevos Cariocas.

Silvia Fernández y Ana Aragoneses, concejalas de Educación y Festejos, respectivamente, fueron las encargadas de dar anoche los premios, que también recayeron, en categoría de disfraz individual en Pierrot; en amigos del Carnaval, que iban de indios, a la ampa San Luis; y en artefactos y carruajes a la asociación cultural Los San Isidro, que despuntaron con un tren muy bien confeccionado.

El desfile contó con varios participantes. En primer lugar desfilaron Los Danzarines Emeritenses, ganadores también en los desfiles de pasacalles de 2015 y 2016, que rindieron un merecido homenaje al mundo del cine y a la noche de los Oscar, que este año ha coincidido con su desfile. Su traje hacía claras referencias al séptimo arte y cada uno de sus integrantes portaban unas muy bien conseguidas cámaras de cine. Acompañando a una cuidada y animada coreografía destacaban las percusiones, cuyas melodías hacían referencia a las bandas sonoras de películas tan conocidas como Rocky o Grease. El grupo estaba compuesto por 83 participantes, de los cuales 30 se dedicaban exclusivamente a tocar las percusiones.

Le seguían en el desfile Los Nuevos Cariocas, que fueron menos numerosos, y que este año salían por primera vez con el traje sombreros locos. Como los tradicionales Cariocas no salen y no podían participar con el mismo nombre lo han hecho con el que tienen en la actualidad. Recordaban mucho a un personaje de Alicia en el País de las Maravillas.

El tercero de los grupos que desfiló fueron Los Lorolos, que este año iban de zíngaros. 55 integrantes, la mitad de ellos dedicados a ambientar el pasacalles con la percusión. Con una coreografía muy cuidada fueron también de lo mejorcito del desfile de ayer.

Los cuartos en desfilar fueron los Dragon Fly, 26 de los integrantes bailando y 13 tocando las percusiones. Su traje recordaba a los árboles en otoño, con tonalidades verdes y naranjas.

Tras ellos, completaron el desfile disfraces individuales, parejas, los amigos del desfile y los artefactos. De estos destacaron unas guapas y animadas bailarinas del cancán, los indios y los vaqueros, un grupo de perritos procedentes del colectivo Batallón Perruno, que es una protectora de animales, y representantes de un centro de ocio infantil.

Cerraba el desfile el tren de la asociación cultural Los San Isidro.