Hoy

Los vecinos piden itinerarios alternativos para evitar las obras de asfaltado

Una mujer con un carrito pasa por el pasillo que dejan los contenedores de basura. :: brígido
Una mujer con un carrito pasa por el pasillo que dejan los contenedores de basura. :: brígido
  • Se quejan de que en Calderón de la Barca se han subido los contenedores a la acera y dejan muy poco espacio para el paso de personas

Nuria Pérez lleva a su hijo y a su sobrino al colegio Suárez Somonte. Dice que desde hace unos días la entrada y sobre todo la salida del centro escolar es un caos debido a las obras que se llevan a cabo en la calle Calderón de la Barca para mejorar el firme de la vía. Sabe y comprende que son necesarias y que la calle quedará estupendamente tras estos trabajos, pero se queja «de la mala planificación del Ayuntamiento de estas obras», ya que opina que se tenían que haber llevado a cabo, al menos las que se hacen en el entorno de los centros escolares, cuando no ha habido colegio, es decir, durante las vacaciones de Navidad de los niños.

Padres que también llevan a sus pequeños a una guardería situada en la calle Lope de Vega se encuentran con que no pueden salir con el coche a Calderón de la Barca a causa de las obras. También se quejan de que esto les dificulta la movilidad por esta zona. También critican la «mala organización de estos trabajos de mejora».

Madres con carritos se las ven y se las desean para pasar con sus bebés por la esquina de Calderón de la Barca con Suárez Somonte, lugar donde están situados los contenedores de basura. Para llevar a cabo la obra ha sido necesario subir todos a la acera, con lo que queda muy poco espacio para que puedan pasar los peatones y pone bastantes dificultades en el paso de los carritos de bebés o de la gente que se mueve en silla de ruedas.

Medidas de seguridad

Nuria también se queja, al igual que otras madres y padres que llevan a sus hijos a este centro escolar, que las medidas de seguridad para que los niños no accedan al lugar donde se hacen las obras en los horarios en los que las máquinas no trabajan «son bastante escasas». Critican «que una simple cinta» es el único elemento que delimita el lugar por donde no pueden estar.

A estas quejas se une también el principal partido de la oposición. Fernando Molina, concejal del grupo municipal popular y miembro de la Comisión de Tráfico, indica que sus quejas versan sobre la seguridad vial de la zona y la planificación de las obras. «No tenemos nada contra la empresa, que solo se dedica a hacer su trabajo. Nos quejamos de que las obras no se han previsto como debieran y el equipo de gobierno no sabe gestionar la seguridad vial en la zona en la que se llevan a cabo las obras para garantizar la seguridad de los ciudadanos».

Se pregunta por qué en otras calles en las que se ha cortado al tráfico, Guardia Civil, Montijo o Sáenz de Buruaga..., no se ha colocado la señalización adecuada para hacer ver los obstáculos y las señales durante la noche.

Desde el Ayuntamiento informan que, desde la Delegación de Urbanismo, están estudiando itinerarios alternativos para los vehículos y peatones para cuando las obras lleguen a la avenida Fernández López y a la avenida de Extremadura.

En el resto, aseguran fuentes municipales, «no será necesario habilitar ningún camino alternativo disponible y la empresa que lleva a cabo las obras será la que ponga carteles y señales para informar a los vecinos de la ejecución de las obras».