Hoy

La Junta inicia un nuevo proyecto de conexión ferroviaria a Expacio Mérida

Parque industrial Expacio Mérida, situado al sur de la capital autonómica.
Parque industrial Expacio Mérida, situado al sur de la capital autonómica. / J. M. Romero
  • La actuación que se adjudicó el pasado año por 5 millones de euros se encuentra en fase de resolución por problemas técnicos de ejecución

La Consejería de Medio Ambiente y Rural de la Junta de Extremadura ha iniciado los trámites para elaborar un nuevo proyecto de terminal y conexión ferroviaria para el parque empresarial Expacio Mérida. De esta forma se vuelve a dar un impulso a una actuación que tuvo que ser desestimada por cuestiones técnicas.

Según indica Medio Ambiente, ya se están confeccionando los pliegos para sacar a concurso el proyecto de la terminal emeritense, con lo que se completará la dotación de infraestructuras para un recinto que tiene el atractivo de situarse junto a una carretera de gran capacidad, en este caso la Autovía de la Plata.

El contrato de redacción de proyecto de ejecución y obras de construcción de la terminal ferroviaria de mercancías y la conexión de la red convencional con Expacio Mérida se adjudicó en enero del pasado año a la unión de empresas formada por Balpia, Ecisa y Civilsur por algo más de 5 millones de euros. El contrato se firmó en febrero con un plazo de ejecución de 17 meses, por lo que debería haber concluido en julio de este año. Sin embargo, los trámites obligaron a retrasar el proceso.

Las actuaciones adjudicadas consistían en la construcción de una terminal con una configuración de dos vías de recepción o expedición y de una vía de carga y descarga en una primera fase. Ocupa una superficie de 12,5 hectáreas e incluye dos ramales de enlace con la vía general Mérida-Los Rosales (conexión con Zafra y Sevilla). La disposición de la instalación es un fondo de saco y en perpendicular a la vía general.

Según explica la Consejería de Medio Ambiente, al tener que conectar la terminal con la Red Ferroviaria de Interés General hubo que mantener reuniones con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) con el objetivo de establecer los trámites a seguir para solicitar y conseguir la autorización de conexión. Para eso se necesitaba la solicitud oficial de la Junta de Extremadura, anteproyecto, plan de explotación, previsión de tráficos y compromiso de operador ferroviario.

«En todo este período desde el inicio del contrato se han solicitado a las distintas administraciones afectadas las autorizaciones y permisos necesarios para la realización de los trabajos», asegura la Administración regional. Esto llevó a solicitar dos prórrogas. La primera fue concedida en mayo del pasado año, ampliando el plazo de ejecución en un mes y medio, y la segunda en julio, para prorrogar los trabajos hasta dos meses y medio.

Finalmente, en octubre del pasado año se acordó la suspensión temporal del contrato ante la dificultad para continuar con los trámites. Además de la citada autorización de conexión que debe conceder Adif, se necesita la conformidad del Ayuntamiento de Mérida a la propuesta de conexiones de servicios y hay que someter el proyecto a evaluación ambiental debido a la actividad planteada. Tres trámites que no se habían cumplido antes de convocar el concurso.

Duplicar los costes

La Consejería de Medio Ambiente indica que, tras acordar la suspensión, se recibieron comunicaciones de los distintos organismos en las que se plantean novedades en el anteproyecto de obras que suponen un incremento económico de más de 4 millones de euros.

En primer lugar, Adif exigió que bajo las estructuras de la N-630 y la A-66 se debía dar continuidad al paso de vehículos de carretera para el acceso de las brigadas de mantenimiento de la red ferroviaria. Asimismo, detectó falta de gálibo de la conexión norte de la terminal a la vía general y la estructura de paso de la A-66.

Además, se apreció que las instalaciones de seguridad y comunicaciones necesarias que requiere Adif tienen un importe muy superior al presupuestado en el anteproyecto al considerar la necesidad de realizar la totalidad de las instalaciones en la primera fase. De una previsión de 970.000 euros se pasó a cerca de 3,2 millones de euros.

Junto a esto, el Servicio de Vías Pecuarias de la Junta reclamó dar continuidad a una vía pecuaria, para lo que se necesitaba realizar un paso inferior con un marco de hormigón.

También se apreció que la obra afectaba a líneas de media y alta tensión propiedad de Endesa que no guardaban gálibo de altura ni de distancia, por lo que se requería ejecutar cambios en los apoyos. Por último, se necesitaban medidas protectoras medioambientales, así como la dotación de servicios básicos necesarios para la terminal.

Ante estos cambios, las empresas adjudicatarias solicitaron modificaciones en la ejecución de diversos capítulos, especialmente en movimientos de tierras, de forma diferente a la propuesta que realiza la Junta de Extremadura.

La unión de empresas encargada del proyecto valoró la ejecución de las obras necesarias para asumir estos cambios en 10,97 millones de euros, casi 6 millones más que el importe de adjudicación, con lo que se doblaba el coste de la actuación. En más de un año y medio, de un importe de 5 millones de euros, sólo se han certificado 15.063,48 en concepto de actuaciones previas necesarias para la redacción del proyecto.

Debido a que el pliego de cláusulas administrativas impedía modificar el contrato en estos términos, se ha decidido, de acuerdo con la empresa adjudicataria, optar por la resolución del contrato.