Hoy

'Los colores de Mérida' será el monumento de la Plaza de la Diversidad

Boceto del que será el monumento de la Plaza de la Diversidad. :: hoy
Boceto del que será el monumento de la Plaza de la Diversidad. :: hoy
  • Se trata de un sitio de reivindicación para «la libertad y la diversidad»

Ayer se dio a conocer el boceto de lo que será el monumento que se instale, en no menos de dos meses, en la Plaza de la Diversidad, como ya se le va conociendo en Mérida a la Plaza de las VII Sillas, en Nueva Ciudad.

Un sitio de reivindicación para «la libertad y la diversidad» como ayer la calificó el concejal de Diversidad y LGBTI, Pedro Blas Vadillo, que estuvo acompañado en la presentación del boceto por Hugo Alonso, de la Fundación Triángulo, Cristina Pérez, de Extremadura Entiende, y Arturo Portillo, director de la Escuela de Arte de Mérida, que han formado parte del jurado. De algunos de los alumnos de este centro parte la idea original que se plasmará en la Plaza de la Diversidad a principios del año que viene. Una obra a la que han titulado 'Los colores de Mérida' y cuyo autor es Santiago Sánchez, aunque ha estado respaldado continuamente por el trabajo de un grupo de personas. El mérito es de todos ellos, como así reconoció él mismo.

'Los colores de Mérida' son seis columnas, de distinto grosor y altura, que van recubiertas con azulejos de los colores de la bandera LGBTI o bandera arco iris. «Un monumento tangible, presente y solemne relacionado con la ciudad. Son columnas independientes una de la otra y va a generar muchas fotos de las personas que vayan a verlo. Lo cual nos alegra mucho», explica Alonso.

Cristina Pérez señala que le gustan mucho las posibilidades de juego entre las columnas, de interacción y que es un monumento sencillo con muchos matices.

Por su parte, el director de la Escuela de Arte dijo que lo que más le ha gustado para elegir esta entre otras cinco presentadas es que es una obra abierta en la que se puede estar entre las columnas y resaltó la función social del arte. «En esta obra se ve que el arte tiene una función social y va más allá de elementos decorativos». Por su parte, el creador de la obra, explicó que se trabajarán las columnas de forma independiente y que como hay que recubrir cada una de azulejo cerámico se tardará en confeccionar los pilares al menos dos meses. Espera también que, una vez colocado el monumento, se convierta en uno de los más fotografiados de la ciudad por todos los que se acerquen a la plaza.