Hoy

La oposición critica el "enchufismo" en pruebas de selección en Mérida

  • Ha criticado las pruebas de acceso de los contratos de relevo, en especial en la categoría de auxiliar administrativo

La oposición en el Ayuntamiento de Mérida (PP, IU y Podemos-Mérida Participa) ha criticado las pruebas de acceso de los contratos de relevo, en especial en la categoría de auxiliar administrativo. El Gobierno local ha defendido la "objetividad y transparencia" del proceso.

Los tres grupos se basan en las quejas recibidas por varios participantes acerca de presuntas "irregularidades" en estas pruebas, que pueden dar lugar a situaciones de "enchufismo".

Además, han exigido una explicación de la delegada de personal, Mercedes Carmona. Según Mérida Partida, se esperaba una "actuación más correcta y vigilante" cuando "dichas plazas ya fueron impugnadas hace unos meses por parte de toda la oposición".

Los tres grupos han incidido en el hecho de que en las pruebas para cubrir plazas de auxiliar administrativo y conserje-mantenedor, los exámenes debían contener el nombre y apellidos del aspirante, en lugar de un código o su DNI con el fin de garantizar el anonimato, un requisito "imprescindible" para la objetividad del resultado. Tampoco disponían, según denuncian en sendos comunicados, de hojas auto-copiativas, con lo que los aspirantes no pudieron quedarse con copia de sus respuestas para garantizar la limpieza del procedimiento y futuras reclamaciones.

El portavoz de Personal del Grupo Municipal Popular, Juan Carlos Perdigón, ha asegurado también que en las pruebas selectivas para la contratación de un ingeniero técnico agrícola existían "preguntas erróneas y duplicadas".

Hasta el extremo, ha continuado, de que tras reclamar los aspirantes y utilizar las cinco preguntas de reserva, "no se llegó a completar el cupo de cuarenta preguntas de las que inicialmente disponía el examen", entre otras circunstancias "similares" a lo sucedido con las pruebas de auxiliar administrativo.

En el caso de la selección de oficial de pintura, las pruebas, según el PP, "no correspondían, en dificultad, a los requisitos que debe cumplir un oficial, pues "no garantizan la formación y la capacidad" necesarias y posibilitan que sean aprobadas por "cualquier persona con un mínimo de conocimiento general y donde el único criterio que se valorará será la antigüedad como desempleado".

El PP considera que desde el inicio de la legislatura "no ha existido" un solo procedimiento de contratación exento de "polémica, constantes reclamaciones o anulaciones de procedimientos, que certifican de forma clamorosa las presuntas irregularidades que se están denunciando".

Desde IU-Mérida han subrayado que no haber facilitado una copia de las respuestas señaladas a cada uno de los aspirantes, sitúa a éstos en "una posición de indefensión" de cara a "una posible impugnación posterior de los resultados del proceso".

En su opinión, la realización de procesos públicos de selección de personal en estos términos tan sólo consigue "multiplicar las habituales sospechas de enchufismo" en el Ayuntamiento de Mérida, con "el consiguiente menoscabo del prestigio de la administración local y de los funcionarios municipales".

Podemos-Mérida Participa, por su parte, está en contacto con varias concurrentes a la prueba "estudiando la posibilidad de interponer un recurso" y ha añadido a las presuntas irregularidades ya mencionadas que "no hubiese supervisión en el transcurso de la prueba" y que "no se tuviese constancia del baremo de puntuación".

En respuesta, la delegada de Recursos Humanos, Mercedes Carmona, ha indicado que los grupos de la oposición "faltan a la verdad" y les ha conminado a "dedicarse realmente a hacer política y no a tirar balones fuera".

Ha justificado que "evidentemente" tiene que aparecer el nombre y apellidos del aspirante porque ello garantiza que "no va a ver enchufismo y que no se va a traspapelar ningún documento", al tiempo que ha recordado que a través del DNI también se sabe quién está haciendo la prueba.

Además, ha asegurado que en las pruebas del Ayuntamiento de Mérida "nunca se ha facilitado copia ni de los exámenes ni de las hojas de respuestas", y ha precisado que éstas se publican en la web municipal por decisión del actual Gobierno socialista, ya que "nunca antes se ha hecho algo así".

Según Carmona, el consistorio ha sido "ejemplarizante" en la realización de estas pruebas y ha añadido que confía "plenamente en el funcionariado", al que no pide el "carné" a la hora de formalizar un tribunal, solamente "objetividad e imparcialidad".