Hoy

Vecinos de la Zona Sur afirman que el centro de mayores se queda pequeño

Un grupo de hombres juega a las cartas en la cafetería del centro de mayores. :: j. m. romero
Un grupo de hombres juega a las cartas en la cafetería del centro de mayores. :: j. m. romero
  • La presidenta de la asociación se queja de que la cafetería tiene poco espacio, por lo que muchos de los que van a ella se quedan fuera

Parece ser que, por unas cosas o por otras, el centro de mayores de la Zona Sur siempre es noticia. Si ha estado durante varios años llenando páginas de este diario desde que se construyó hasta que abrió sus puertas varios años después, ahora vuelve a centrar la atención de los vecinos de la Zona Sur. Esta vez por otro motivo. Concretamente por la falta de espacio para acoger a todas las personas que quieren estar allí. La presidenta de la asociación de vecinos, Vicenta Martínez, Tenti, explica que, a pesar de estar muy satisfecha con la apertura de este centro opina que las instalaciones se han quedado pequeñas para la cantidad de gente que va allí.

«Hay muchas personas mayores que van a jugar su partida por la mañana y por la tarde y cuando la gente del barrio se acerca al centro a desayunar o a tomar el café se encuentra con que no tiene sitio. En verano menos mal que nos podemos sentar en la terraza. Pero ahora nos quedamos sin espacio, ya que están todas las mesas ocupadas», explica Tenti.

Buscar soluciones

La presidenta dice que se ha puesto en contacto con varias personas, entre ellos el abastecedor, para intentar buscar una solución. «Queremos que haya sitio para todos, para los que están allí jugando a las cartas y pasando su tiempo libre y para los que van de fuera a tomar algo. Porque la falta de espacio, a la larga, también le va a perjudicar a él económicamente».

Dice que la cafetería es muy pequeña y cabe poca gente. Si a eso le sumamos que este es el único lugar en el que, por el momento, se desarrollan las actividades, pues se llena muy pronto.

Asegura Tenti que en la planta superior el centro tiene un salón de grandes dimensiones. «Pero según me dijo la encargada del hogar, arriba no está permitido subir bebida ni comida. Se podrían subir arriba a jugar por ejemplo a las cartas pero no es nada práctico si tenemos en cuenta que no se pueden subir ni un café. Es un problema grande el que tenemos, porque cuando alguien se acerca al centro a tomarse algo la mayoría de las veces se encuentra con las mesas ocupadas y no tiene espacio».

La presidenta de los vecinos dice que también habló con los responsables del centro y el abastecedor para encontrar posibles soluciones. «Hablamos de la posibilidad de pedir una carpa para poder instalarla fuera, sobre todo ahora en invierno, para que el resto de las personas del barrio tenga opción a pasar también tiempo en estas instalaciones», declara Tenti.

En la actualidad hay inscritos unos 300 socios en este centro y no van solo del barrio, sino de todas las zonas de Mérida. «A este lugar no van solo jubilados, van parejas, grupos, familias con niños... Este verano ha tenido mucho éxito la terraza, pero hay que tener en cuenta que, al fin y al cabo, esto es un hogar de mayores», indica.

Recuerda que los bajos precios de las consumiciones del hogar de mayores, con el que no han podido competir algunos de los bares y cafeterías de la Zona Sur, han hecho que algunos de estos negocios hayan tenido que echar el cierre. «Ahí no hemos podido hacer nada. Todos tienen los mismos derechos».