Hoy

Pedro Vázquez, derecha, con otro afectado. :: j. m. romero
Pedro Vázquez, derecha, con otro afectado. :: j. m. romero

A los afectados por el incendio en el garaje no les alquilan pisos para un mes

  • Por el momento no pueden volver a sus viviendas de forma definitiva porque todavía se evalúan los daños en la estructura del edificio

La situación que atraviesan las 15 familias que viven en el edificio situado encima del garaje que salió ardiendo en la calle Graciano el pasado 3 de noviembre es más difícil y penosa de lo que parece. Más de una semana después del siniestro, en el que se quemaron más de una decena de vehículos, y el fuego dañó gravemente algunos de los pilares de la cochera, los inquilinos del edificio aún no han podido volver a sus casas. Y lo peor es que parece que el regreso al hogar se puede demorar más de lo previsto. Con todas las incomodidades e incógnitas que eso supone para cada uno de ellos.

Así se lamenta el presidente de la comunidad de vecinos. Pedro Vázquez declara a este diario que durante estos días están en el momento en el que el perito realiza una prueba de la dureza del hormigón del pilar que resultó más afectado por el fuego. Una vez concluido esto, tienen que reforzar dicha estructura para pasar a la siguiente fase que es, según explica Pedro, poner los conductos de los bajantes de agua, también afectados en el incendio. «Esta operación puede que se demore un mes o mes y medio», dice.

A consecuencia de estos trabajos, ninguno de los vecinos puede volver aún de forma definitiva a sus casas. Por eso, tienen contratado personal de seguridad para tener protegidas sus pertenencias cuando se ausentan. Sí que van todos los días y de forma muy habitual a por cosas que necesitan para llevárselas a donde cada uno estn en la actualidad. Porque, cada familia, vive donde buenamente puede o le dejan.

En este sentido, Pedro se queja de «la poca humanidad que tienen muchos dueños de pisos y viviendas en Mérida, que no alquilan los inmuebles para uno o dos meses. Tiene que ser como mínimo para seis meses. Lo mismo pasa con las inmobiliarias. Ni aunque le cuentes lo que te ha pasado te hacen caso. No te escuchan y te dan largas», critica verdaderamente indignado.

Por eso, cada familia se busca la vida como puede. Los que tienen la suerte de contar con familia en Mérida o en algún sitio cercano están con ellos. Los que no, ya están buscando un lugar donde poder vivir durante este tiempo, ya que los seguros de hogar que tienen contratados solo cubren la pernoctación en hoteles durante una semana o diez días, depende también de la compañía. «A mí, por ejemplo, se me acabó el pasado jueves y a otro vecino hoy. Con lo cual, todo el mundo está buscando piso porque el seguro ya no nos paga más hotel», señala Pedro que, como otros vecinos del bloque, tiene dos niños pequeños, lo que acrecienta las dificultades. También le hace más difícil la vida el hecho de que uno de los vehículos quemado en el incendio haya sido el suyo. Ahora mismo, Pedro está sin casa y sin coche.

Ayuda del Ayuntamiento

Este vecino valora positivamente que el Ayuntamiento, desde un primer momento, les ha prestado toda la ayuda que está en sus manos. «Hay vecinos, que tienen menos recursos, a los que el Consistorio se ha prestado, en caso de que el seguro no se haga cargo del hotel, a correr con los gastos de pernoctación. Luego ya este arreglará cuentas con el seguro. Y hay famlias a las que se les ha conseguido incluso que puedan comer de la Escuela de Hostelería o en el comedor social».

Pedro confía en que no sea más de un mes y medio o dos meses los que tengan que seguir fuera de sus casas, aunque dice que ahora tiene la preocupación de que cuando comience la obra de reparación de lo dañado vaya todo bien y no surgan más problemas.

Pedro, que tiene los niños matriculados en la Cooperativa Docente Santa Eulalia, es de los que tienen la suerte de tener familia en Mérida, por lo que vive temporalmente en casa de su madre, justo enfrente del colegio. Pero puede estar un tiempo, no más. Así que, como sus otros vecinos, Pedro sigue durante estos días buscando una vivienda para poder vivir este tiempo hasta que pueda volver a su verdadero hogar.