Hoy

Mérida está entre las diez ciudades del país que más tarde pagan a proveedores

Los servicios de limpieza acumulan buena parte de la deuda.
Los servicios de limpieza acumulan buena parte de la deuda. / BRÍGIDO
  • El Consistorio mejora los datos pero sigue en el grupo de cabeza entre las capitales y localidades de más de 75.000 habitantes

El pago de facturas a proveedores sigue siendo una asignatura pendiente para el Ayuntamiento de Mérida. De los grandes municipios del país, la ciudad se mantiene entre los diez con peores datos de periodo medio de abono de facturas. En el pasado mes de septiembre se produjo una rebaja, pero aún sigue muy por encima de los 30 días que exigen las normas sobre morosidad de las Administraciones Públicas.

El periodo medio de pago es el parámetro que emplea Hacienda para evaluar el cumplimiento de las obligaciones de las Administraciones con sus proveedores. Se compone del periodo empleado en pagar facturas y del tiempo que acumulan las que aún están por pagar. En cada caso el número de días se multiplica por el importe de las facturas en cuestión y después se calcula una media.

Los datos demuestran que el Consistorio emeritense no ha conseguido reducir como se esperaba el periodo medio de pago. En la actualidad se encuentra en el décimo lugar entre los ayuntamientos que se financian por el régimen de cesión de impuestos, que abarca a las localidades de más de 75.000 habitantes o que sean capitales autonómicas o provinciales. De esa forma, en este grupo se encuentran las principales ciudades del país.

Según la última publicación del Ministerio de Hacienda, con datos del mes de agosto, Mérida se situaba en décimo lugar de este grupo con un periodo medio de pago de 146,44 días. Sólo superaban estos valores los ayuntamientos de Rivas-Vaciamadrid, El Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, Telde, Gandía, Algeciras, Alcorcón, Parla y Jaén, que lidera el listado nacional con una demora de 559,47 días.

En el citado mes el Consistorio emeritense abonó 2.267.829,17 euros en facturas con una demora media de 222,28 días; mientras que aún debía 8.752.702,55 euros en obligaciones que arrastraban un retraso de 126,79 días.

Pero en realidad en agosto Mérida mejoró sus datos después de las subidas que tuvieron lugar en abril, mayo, junio y julio. En febrero y marzo el Consistorio consiguió rebajar su periodo de pago después de que en enero llegara a 158,33 días, el máximo desde que a finales de 2014 el Ministerio de Hacienda iniciara la publicación de estos informes. En ese momento era la octava ciudad del país con los peores datos.

Peor que hace un año

A pesar de que los últimos valores muestran una mejora de la situación, lo cierto es que la tardanza del Ayuntamiento emeritense en pagar facturas ha ido al alza. La primera vez que se publicaron estos datos, relativos a septiembre de 2014, arrojó una media de pago de 83,9 días. Ese año se cerró con una demora de 73,57 días. En los siguientes meses fue mejorando hasta llegar a 58,1 días en mayo de 2015, el mínimo de la serie emeritense.

Desde entonces, aunque con altibajos, no ha dejado de subir. En agosto del pasado año pasó por primera vez de cien días, y en diciembre ya se situaba en 140,03. Como se ha indicado, en enero rozó los 160 días, y aunque después se logró contener en la actualidad sigue por encima de 100.

El Gobierno local destaca que los datos mejoran. El periodo medio de pago de las facturas pendientes de abono fue en septiembre de 135 días, 30 menos que en junio. Pero han empeorado los datos de obligaciones que acumulan más de tres meses de retraso. Al cierre del tercer trimestre había 74 con un importe de casi 270.000 euros, y al concluir el segundo trimestre había 41 por un importe de 200.000 euros.