Hoy

Apicultores extremeños se manifiestan por el etiquetado de la miel

Manifestación de apicultores hoy en Mérida
Manifestación de apicultores hoy en Mérida / Brígido Fernández
  • Este miércoles acudieron a la Asamblea regional para entregar un documento con sus reivindicaciones

Organizaciones de apicultores de la región, COAG Extremadura y ASAJA Extremadura han celebrado una concentración este miércoles en Mérida para exigir que cambie el etiquetado de la miel que se vende para que se refleje el país de origen y no se perjudique al sector extremeño, y para demandar a la Asamblea que apoye sus demandas.

El acto tuvo lugar en la Plaza de España, donde los concentrados portaban pancartas con lemas como "Las abejas se mueren" y "Consume miel extremeña", y tras el que representantes del sector han ido a la cercana Asamblea regional para entregar a los grupos parlamentarios un documento con sus reivindicaciones y las apoyen en su labor en la cámara.

El presidente de la Asociación Cacereña de Apicultura y responsable del sector de la miel de COAG Extremadura, Paulino Marcos, subrayó que reclaman un etiquetado "correcto" que "no engañe y no lleve a la confusión a los consumidores" ya que, argumentó, se envasan mieles procedentes de países de países como China "sin garantías".

Destacó que es preciso que en las etiquetas se especifique si la miel procede de España, si es de otros países y si es mezclada, y, en este caso, el porcentaje de la mezcla.

Explicó que el competente en la materia es el Gobierno central pero que las organizaciones de apicultores piden a 14 comunidades autónomas que "intercedan por nosotros en Madrid" y se cambie el Real Decreto que regula el etiquetado.

Marcos agregó que en la pasada legislatura el Congreso de los Diputados rechazó una iniciativa para la modificación del etiquetado y que "las industrias tiene un excesivo poder, más poder que los productores".

En cuento a las pérdidas económicas del sector, señaló que los apicultores venden su miel a entre 2,20 y 2,40 euros el kilo cuando el coste de producción es de 2,60, a lo que se agrega que los precios de las mieles procedentes de terceros países son de entre 0,90 y 1,10 euros.

También dijo que aproximadamente el 80 por ciento de la miel que se vende en los supermercados "son de origen dudoso".

En Extremadura hay unos 1.500 apicultores profesionales que disponen de unas 630.000 colmenas y obtienen al año 7 millones de kilogramos de miel y medio millón de polen, por lo que la región es la principal productora del país.

Por su parte, el presidente de la Asociación "Araga" y responsable del sector apícola de ASAJA Extremadura, Manuel Laparra, aseveró que sus reivindicaciones son imprescindibles para los apicultores extremeños debido a "la competencia que nos hacen las grandes industrias envasando mieles de terceros países sin trazabilidad y sin garantías sanitarias".

"El mercado está totalmente hundido", añadió el dirigente agrario.