Hoy

La segunda vida de los niños prematuros

Las instantáneas, en la planta de Pediatría del hospital. :: j. m. romero
Las instantáneas, en la planta de Pediatría del hospital. :: j. m. romero
  • Son imágenes actuales de niños sanos que nacieron antes de tiempo que posan junto a fotos en blanco y negro de cuando tenían pocos días

  • Una exposición en el hospital muestra el antes y el después de estos pequeños

La planta de Pediatría del Hospital de Mérida acoge una exposición de fotografías. Imágenes actuales de niños sanos que nacieron de forma prematura. Posan junto a fotos en blanco y negro tomadas en sus primeros días de vida, cuando se encontraban conectados a sofisticados aparatos para asegurar su supervivencia.

«Te invitamos a recorrer una historia apasionante y esperanzadora de la mano de nuestros pequeños luchadores, verdaderos protagonistas de esta bonita historia que se gestó en una unidad de neonatos de Extremadura». Así reza el cartel de presentación de la exposición organizada por la Asociación de Padres y Madres de Niños Prematuros de Extremadura (APREMEX).

La exposición, que lleva por lema 'El reto de nacer antes de tiempo', pretende hacer visible la realidad de la prematuridad en la región, que afecta a uno de cada trece recién nacidos en nuestro país (7'7%). Esta es una de las principales causas de discapacidad neurológica, además de un gran problema de salud pública a causa de su frecuencia y trascendencia social, familiar y sanitaria.

La muestra permite al espectador acercarse a la aventura de superación que vivieron pequeños como Ariadna, Carlos, Valeria y otros muchos niños que al nacer fueron prematuros (menos de 35 semanas de gestación) o grandes prematuros (menos de 24 semanas). Es una colección de 20 fotografías firmadas por los fotógrafos cacereños Alba Sánchez y Sergio Sanguino, de Cuádriga Estudio Audiovisual.

Según los organizadores, el objetivo de la exposición es «trasladar un mensaje de esperanza a los padres que atraviesan momentos difíciles», durante semanas e incluso meses de hospitalización. También expresar su agradecimiento a los profesionales de los equipos de neonatología y pediatría de los centros hospitalarios.

Una carrera de fondo

Gema Ramos, secretaria de la asociación, asegura que esta muestra es «una ayuda para los padres de los niños que están ingresados por este motivo, para que vean que los pequeños salen adelante. Es una carrera de fondo, en la que se pasa muy mal. Se vive una situación muy estresante y dura pero, pasado el tiempo, los niños se ponen bien y llevan una vida normal, que es de lo que se trata».

Indica también que tanto el personal sanitario como los medios materiales y tecnológicos con los que se cuenta ahora son imprescindibles para conseguir que estos niños salgan adelante en condiciones óptimas. Cosa que, hace unos años no era posible. Muchos de los pequeños no sobrevivían.

Afirma además que todos los niños fotografiados son de la asociación. La iniciativa tiene año y medio y va itinerando por los hospitales y centros de salud. Además de conseguir que la vean los padres de los niños prematuros también desean que admiren las fotos el mayor número de personas.

Gema agradece todo el apoyo recibido del Hospital de Mérida, sobre todo de la doctora Esther Piñán, que ha sido la conexión de la asociación con el centro sanitario.

La supervisora de Neonatología-Pediatría del Hospital emeritense, Guadalupe Hernández, que ha apoyado la iniciativa de APREMEX para organizar la exposición, destaca el importante papel que juegan este tipo de asociaciones para ofrecer su ayuda a los padres durante la hospitalización de los recién nacidos. La misma finalidad tiene otra nueva asociación, denominada Nacer Antes de Tiempo, creada hace menos de un año en la unidad de Neonatología de Mérida.

Guadalupe, que ha hecho casi toda su carrera profesional en esa unidad, ha visto cómo los medios disponibles para la atención hospitalaria a niños prematuros han mejorado sustancialmente en los últimos años. «Gracias a la evolución de la medicina se ha avanzado muchísimo tanto en los medios materiales como en el trato a estos pacientes, que son especiales. Parece raro decir esto, pero ahora se les trata como a seres humanos que son. Se han humanizado mucho los cuidados de los niños prematuros», indica.

Hernández insiste en el mensaje de esperanza que esta muestra tiene para padres que están pasando por esa situación, haciéndoles ver que sus hijos pueden salir adelante y convertirse en niños sanos y felices.

Después de Mérida, la muestra viajará al Colegio de Médicos Cáceres, donde los días 18 y 19 de octubre se desarrolla un curso. Después se podrá ver en Badajoz.