Hoy

María Soledad salió adelante con 400 gramos y 22 semanas

Guadalupe Hernández todavía recuerda el caso de María Soledad, una niña que nació en el Hospital de Mérida en 1989 con apenas 400 gramos de peso y 22 semanas de gestación. Medía tan sólo 22 centímetros. Prestigiosos neonatólogos declararon entonces que sus posibilidades de supervivencia eran prácticamente nulas. «En esa época no disponíamos de utensilios apropiados para pacientes de ese tipo y teníamos dificultades hasta para cogerle una vía», aseguran.

Pero María Soledad sobrevivió. Ese mismo año, pediatras de todo el mundo reunidos en el congreso mundial de pediatría, celebrado en París, y las principales revistas internacionales de la especialidad se ocuparon de esta criatura para destacar lo inusitado del caso, que rompió las estadísticas de supervivencia en niños prematuros de tan pocas semanas de gestación.