Hoy

vídeo

Vista del graderío y de los visitantes desde los andamios.

Una restauración de altura

  • Durante este trimestre se lleva a cabo la conservación del frente escénico del Teatro Romano

Todo aquel que se acerque estos días al Teatro Romano tendrá una imagen diferente del monumento. Aunque se haga de forma periódica la limpieza de la escena, nunca deja de sorprender. Sobre todo si los trabajos se pueden ver desde dentro, con el punto de vista del que los realiza, que deja estampas inéditas.

Hace varios días comenzaron las obras de restauración y conservación del frente escénico del Teatro Romano emeritense. Estos trabajos se consideran necesarios por el normal envejecimiento de los materiales que se han empleado en las reconstrucciones realizadas a lo largo del siglo pasado sobre el monumento.

Con una inversión de 50.000 euros, que cofinancian el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, a través de su aportación anual al Consorcio de la Ciudad Monumental, y el Festival Internacional de Teatro Clásico, se prevé que estos trabajos se prolonguen hasta finales de año. La empresa extremeña Resgal es la encargada de su ejecución.

Según indican a este diario fuentes de la administración regional, los andamios necesarios para actuar en las zonas más altas de la escena nunca cubrirán la totalidad del frons scenae, sino que se irá actuando por tramos.

De esta forma se conseguirá que esta parte del monumento no quede completamente oculto y perturbe lo menos posible la visión a los visitantes que acudan a contemplar el monumento durante este trimestre.

En esta fase se acometerá el segundo cuerpo de columnas al este de la valva regia. Los trabajos comenzaron el año pasado con el primer cuerpo, que se realizó a través de las convocatorias del Ministerio para municipios Patrimonio de la Humanidad con una inversión de 25.000 euros.

Estos trabajos se anunciarán a los visitantes del monumento con avisos y cartelería en la zona de taquillas y en el interior del recinto romano.