Hoy

La presión del agua en la ciudad mejorará en seis meses

Firma del acuerdo entre el Ayuntamiento y Acuaes. :: brígido
Firma del acuerdo entre el Ayuntamiento y Acuaes. :: brígido
  • El alcalde firmó ayer con Acuaes el acta de recepción de la estación potabilizadora, la última fase de los trabajos del anillo perimetral

En un plazo aproximado de seis meses, a final del primer trimestre de 2017, las tuberías de Mérida podrían contar con la presión de agua suficiente que mejore el suministro de los vecinos. Es la presión que se quiere conseguir con la ejecución de las obras del anillo perimetral. Esto también facilitará tener una medida aproximada de cuáles son aquellas zonas que tienen mayores deficiencias en las infraestructuras de la canalización del agua, por lo que se podrán determinar en un futuro actuaciones para la sustitución de esas tuberías.

Este fue uno de los anuncios que hizo ayer el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, durante la firma del acta de recepción de la última fase de las obras de este anillo perimetral de Mérida. Incluye en la última etapa la potabilizadora (ETAP) de dicho anillo y tiene como característica especial que el tratamiento de agua se hace por ozono.

La firma se hizo efectiva con la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), cuyo representante, Emilio del Pozo, director territorial de Acuaes en Extremadura y Andalucía, agradeció al Ayuntamiento su disposición durante la evolución de la obra «Prácticamente nos hemos metido en su potabilizadora».

Este también resaltó el tema del ozono. «El hecho de tener ozonización en esta ETAP le da calidad a las aguas y una seguridad desde el punto de vista de la salud, mucho más que el cloro tradicional». Explicó, además, que la capacidad de la ETAP ha pasado de 450 a a 600 litros de agua por segundo. Eso facilita que Mérida tenga una potabilizadora con una capacidad suficiente para que el suministro de agua no se vea en ningún momento en peligro.

«Todo esto combinado con el depósito de Las Norias va a dar un sistema de explotación estupendo. Ahora falta un poco de paciencia de los vecinos para que todo esto, que es nuevo, se ponga en marcha», indica del Pozo.

Roturas de tuberías

Añadió que la obra está terminada como tal. Lo que se ha hecho, básicamente, es meter un gran anillo que circula por todo Mérida como si fuera una circunvalación de agua. A partir de ahí, hay que dar presión a todas las zonas de Mérida. Eso ya es competencia del Ayuntamiento, que lo hará a través de su explotador, Aqualia.

«Eso se tiene que hacer de forma paulatina. Porque si metemos en tuberías antiguas una presión fuerte se pueden producir roturas», explica del Pozo, que añade que lo que se quiere conseguir es que, en todo el anillo, la presión de agua sea la misma. La zona norte y barrios como Las Abadías, San Juan y Montealto serán los primeros que noten la mejoría en la presión del agua, al igual que varios pueblos de la comarca que sufren este problema. También es esta la parte de la ciudad en la que más fácilmente se desarrollan los trabajos, ya que hacia el centro de Mérida será más complicado por las ramificaciones que tienen las tuberías.

Por su parte, Osuna dijo que la mayoría de las tuberías de la ciudad son de fibrocemento porque se han ido sustituyendo en los últimos años a causa de roturas. «Es evidente que la presión de agua que hace falta en la ciudad depende mucho de que seamos capaces de ir dando esa presión de una manera paulatina. En aquellos sitios en los que se produzca rotura, como consecuencia de esa presión de agua, se irán sustituyendo las tuberías», indica.

El montante total de esta obra, según indica del Pozo, asciende a los casi 26 millones de euros.