Hoy

Osuna insiste en que los quioscos solo cumplen la normativa si se hacen nuevos

Vista aérea de dos de los quioscos de la Plaza de España. :: j. m. romero
Vista aérea de dos de los quioscos de la Plaza de España. :: j. m. romero
  • El equipo de gobierno declara que la única forma de dotar de baños a estas instalaciones es construir lo proyectado

Tanto la portavoz del equipo de gobierno, Carmen Yáñez, como el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, quieren dejar claro que el proyecto de la construcción de cuatro nuevos quioscos en la Plaza de España «sigue adelante» y que la única forma de hacer estas instalaciones accesibles, con la dotación de aseos públicos, y que se adapten a la normativa, es demoliéndolos y haciendo otros nuevos.

Tras considerar que el pleno ordinario celebrado el pasado jueves «no era lugar para presentar el PP una proposición sobre este asunto, pues debería haberse solventado en una comisión», aseguran que continúan con los planes de regularizar una situación que se escapa de la ley. «Este procedimiento es fundamental para cumplir con la normativa. Hay que regularizar una concesión con los empresarios que lleva de forma irregular desde hace quince años. A la vez hay que reformar unas instalaciones que no tienen las medidas de accesibilidad, sanitarias ni estéticas que se requieren en la actualidad», explica Yáñez.

Afirma que, además, se trata de mejorar la imagen de la ciudad. «El Ayuntamiento tiene que dar ejemplo y cumplir con la normativa en unas instalaciones que son de propiedad municipal», declara, a lo que añade que «se cumple en todo momento con la ley de contratos y el procedimiento es totalmente transparente. Y si alguien no lo cree así, ya sabe que puede ir por la vía judicial».

Sigue diciendo que el gobierno nunca ha retrocedido en lo que conlleva a esta reforma y que, además de regularizar la concesión administrativa, adaptarlos a la normativa y a los precios actuales, «ya que llevan 15 años de retraso», hay que renovarlos por una cuestión estética y dar oportunidad a otros hosteleros a explotar estos negocios.

Existe un informe que dice que el Ayuntamiento es dueño en pleno dominio de los cuatro quioscos. Que en el año 99 concluyeron los respectivos contratos concesionales otorgados a los entonces ocupantes, «por lo que las actuales explotaciones carecen de título jurídico habilitante válido, salvo la mera tolerancia municipal».

El informe sigue diciendo que el Ayuntamiento está obligado a defender sus bienes y derechos y, por tanto, regularizar la situación de los quioscos mediante un procedimiento público en el que se asegure la competencia e igualdad de todos los posibles licitadores. También podría no explotar dichos quioscos y establecer otros usos que estimara convenientes, dentro del marco competencial propio.

Desalojo de inquilinos

Por último, también se contempla en el informe el procedimiento de desalojo de los inquilinos. En dicho requerimiento se les instará para que desocupen el bien, a cuyo fin, se le concederá un plazo no superior a ocho días.

Por otra parte, el equipo de gobierno también justifica la construcción de nuevos quioscos con un escrito en el que se recogen firmas de los propietarios o gerentes de varios establecimientos hosteleros y de ocio del entorno de la Plaza de España. Estos se expresan y aseguran que se ven «obligados a soportar la demandas de servicios y los costes de explotación asociados por parte de terceros que en su pleno derecho disfrutan de su ocio y tiempo libre en los quioscos». En otras palabras, que soportan el gasto que produce la gente que utiliza sus baños públicos y que no están consumiendo en sus locales, sino en la Plaza de España, que en la actualidad carece de ellos.