Hoy

El gobierno local quiere crear un centro de educación vial con nuevo reglamento

Al fondo, las pistas del centro de educación vial. :: j. m. romero
Al fondo, las pistas del centro de educación vial. :: j. m. romero
  • Para la próxima semana se ha convocado una reunión con todos los grupos políticos del Ayuntamiento para debatir la propuesta

La comisión informativa de tráfico, accesibilidad, seguridad ciudadana y vial, sanidad y consumo, que se reunió el pasado martes, trató como asunto principal la modificación del actual reglamento del centro infantil y juvenil de educación vial de Mérida, situado en las instalaciones de la Algodonera. Este fue aprobado en junta de gobierno en abril de 2015 pero no había sido elevado formalmente a la Dirección General de Tráfico, por lo que carecía de validez. En agosto de 2016 se ha tramitado correctamente con la DGT, para que sea reconocido como parque infantil de tráfico. Después se publicará en el BOP y a partir de ahí entrará en vigor y tendrá validez, por lo que la intención es que vuelva a ser utilizado de forma asidua. Desde el actual equipo de gobierno se argumenta que la educación vial debe tener un carácter integral y su destinatario debe ser el mayor número de colectivos posibles (niños, mayores, educación especial, infractores, etc.). Esta es la razón que le ha llevado al gobierno de Osuna a dar un paso más y a plantear la creación del centro de educación vial de Mérida (CEVIMER), que englobaría también al centro infantil y juvenil.

Para la delegación de tráfico y seguridad ciudadana, la educación vial debe ser prioritaria. «Es esencial que este centro de educación vial nazca con el consenso de todos los grupos políticos y concejales no adscritos que conforman el Ayuntamiento», indican desde el Consistorio.

Bajo esta premisa, a diferencia del actual, el nuevo reglamento propone órganos de control y un funcionamiento más participativo para que se garantice su eficacia y sostenibilidad en el tiempo.

Así, se concreta mejor la dotación económica, que para el año 2017 será de 20.000 euros. En este sentido, uno de los objetivos que se pretende es que haya una partida presupuestaria para este fin todos los años. También se persigue regular el funcionamiento del personal monitor encargado de realizar estas actividades, por lo que se dotará de una plantilla estable con funcionarios de la Policía Local en segunda actividad.

«Homologar este nuevo reglamento con la DGT implicará la posibilidad de firmar convenios con instituciones públicas y privadas que ayudarán a garantizar la sostenibilidad de este centro educativo con el suministro de materiales o financiación de actividades», anuncia el equipo de gobierno.

Para la próxima semana se ha concretado una reunión de trabajo con todos los grupos políticos y concejales no adscritos para que esta propuesta de nuevo reglamento sea debatida y consensuada con las estimaciones que se consideren oportunas. La intención es que sea aprobada, si procede, a la mayor brevedad posible. El centro regional infantil y juvenil de educación vial se inauguró en marzo de 2105 por el anterior equipo de gobierno. Está integrado por un edificio que acoge un aulario para clases teóricas y un circuito al aire libre para las prácticas. Ocupa un espacio de unos 520 metros cuadrados y su puesta en funcionamiento costó unos 100.000 euros. El diseño del circuito es como la mayoría de ellos, y tanto las dimensiones y las señales que tiene son nuevas en Extremadura, donde funcionan en la actualidad siete parques similares.

La intención era que pudieran acudir a él escolares de la ciudad y también abrirlo a niños de los pueblos de la comarca. Se decidió asimismo que fuera del horario escolar padres con sus hijos pudieran acudir al circuito y disponer de un monitor de educación vial para hacer prácticas.