Hoy

Un trabajador de FCC limpia una calle de la ciudad. :: j. m. romero
Un trabajador de FCC limpia una calle de la ciudad. :: j. m. romero

Los trabajadores de FCC firman el convenio con la subida del 3,5%

  • El aumento salarial será en cuatro años, de 2015 a 2018, aunque todavía habrá que detallar aspectos como descansos y tablas salariales

Los trabajadores de la empresa FCC llevan varios años moviditos, no exentos de polémicas y problemas. Pero parece que ahora puede llegar el momento en el que por fin se asienten en una etapa de tranquilidad, sobre todo laboralmente hablando. A esto, sin duda, ayudará que el pasado 19 de septiembre se firmara el convenio para los trabajadores y las tablas salariales. Así, se ha acordado entre las partes que, además de la subida salarial del 3,5% en cuatro años (de 2015 a 2018), se contemple trabajar los meses de julio y agosto de seis de la mañana hasta las 12.30 horas (de lunes a viernes) y los sábados de 6 a 11.30 horas.

«Ahora falta que desde el Ayuntamiento y desde la empresa nos den el visto bueno», indica Luis Álvarez, representante de CCOO. «De todo lo malo, hemos conseguido lo menos malo, pues además no nos quitan ni la antigüedad ni las vacaciones de verano».

De todas formas, todavía falta sentarse con la empresa y negociar aspectos como los descansos de los trabajadores y cuadrar cada punto de las tablas salariales.

Desde el comité de empresa hablan de una negociación muy compleja que ha costado más de lo previsto. Los primeros contactos empezaron hace 16 meses. Estas dificultades se deben en parte también a los recortes de limpieza. Este es uno de los servicios donde más se ha notado la ruina económica del Ayuntamiento. En el 2012 se invertía en limpieza 9,2 millones de euros, hoy se paga a FCC 5,5 millones al año.

Los representantes sindicales argumentan que estos recortes también los soporta la plantilla. Han pasado de 150 a 100 trabajadores y llevan cuatro años con el sueldo congelado. Esa diferencia es la que se correspondía con el personal con el que se cubrían las vacaciones y las bajas, según han denunciado los sindicatos. Los recortes en personal además se traducen en un mayor aumento de trabajo para los que quedan. A todo esto se suma que los salarios llevan congelados desde hace cinco años, el estrés laboral que padecen y un nulo reconocimiento de su labor.

En cuanto a los honorarios de los empleados de la empresa, los trabajadores confirmaban el pasado mes de julio que se conformaban con un aumento de sueldo del 4,5 por ciento, pero distribuido en tres años. Es decir, la mejora se remontaría a 2015 y continuaría en 2016 y 2017 con el mismo porcentaje. En cuanto a las condiciones, los trabajadores continuarán con el mismo horario de trabajo.

La empresa comunicó a los empleados su negativa a aceptar la propuesta de subida de sueldo del 4,5 por ciento, distribuida en tres años (desde el 2015 y hasta el 2017), alegando que ya asume la antigüedad de los contratados. Al final se ha quedado en un 3,5%.

Si no se llegaba a un acuerdo, los trabajadores de FCC habían acordado convocar una huelga indefinida desde el 6 de agosto y preveían que sería secundada por la totalidad de la plantilla.

La oferta de la empresa contemplaba la congelación de la antigüedad de los trabajadores desde el 2015 hasta el 2018 y de esa forma realizar un aumento progresivo del salario. FCC puso sobre la mesa modificaciones en los periodos vacacionales. Si ahora los empleados podían decidir a partir de junio y hasta agosto para determinar sus vacaciones, los directivos amplían la franja de enero a diciembre.

Negociación in extremis

Casi in extremis, el 6 de agosto la plantilla de FCC aceptó una subida salarial del 3,5% y no fue a la huelga indefinida. Los trabajadores ceden un punto de incremento escalonado, pero mantienen la antigüedad.

El principal escollo del convenio, el incremento salarial, se ha salvado porque el centenar de trabajadores de la concesionaria acepta el aumento escalonado del 3,5% en cuatro años, que empieza a contar desde 2015 de forma retroactiva (0,5%) y culmina en 2018. La antigüedad, otro elemento de discusión, no se toca.

Como en todo acuerdo, ambas partes han sacrificado algunas de sus condiciones. Los trabajadores luchaban por un 4,5% en cuatro años y la empresa por congelar la antigüedad (según los trabajadores todas las propuestas de la compañía perseguían ese objetivo).

Cabe recordar otro momento de intranquilidad. En noviembre de 2015 el TSJEx avalaba el contrato de limpieza y basura del Ayuntamiento con FCC después de una polémica adjudicación que tuvo lugar en marzo de 2014. El anterior equipo de Gobierno local resolvió el concurso para gestionar el servicio de limpieza a favor de FCC, frente a otras tres ofertas. Ante esta decisión, tanto Valoriza Servicios Medioambientales como Proserobras, dos de las empresas que presentaron propuestas, recurrieron ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda, con el fin de que se anulara el acuerdo y también, el procedimiento de licitación.

El tribunal estimó parcialmente el recurso de las dos empresas en mayo del 2014, agotando así la vía administrativa. Contra la misma, cabía interponer recurso contencioso-administrativo ante la sala de lo Contencioso Administrativo del TSJEx.