Hoy

El Ministerio de Fomento autoriza el aeródromo en Royanejos

Algunos de los ultraligeros, en la finca municipal de Royanejos. :: HOy
Algunos de los ultraligeros, en la finca municipal de Royanejos. :: HOy
  • El campo de vuelo atrae a más de 200 biplazas al año y ahora pueden llegar muchos más porque aterrizarán también los de cuatro pasajeros

El centro de vuelo para ultraligeros de la finca municipal Royanejos, junto a la Casa de Campo, tiene desde el pasado lunes la categoría de aeródromo. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea, dependiente del Ministerio de Fomento, emitió el lunes un informe favorable a esta mutación.

A Luis Lechón, presidente del Aeroclub Mérida, entidad que gestiona Royanejos, se lo comunicaron el martes, aunque no tiene todavía el documento oficial. Según explica, se trata de un objetivo cumplido porque llevaban años pidiendo a Fomento el cambio.

En los hangares de Royanejos suelen operar una treintena de aeronaves, biplazas la mayoría, pero el campo de vuelo también atrae a muchos otros aficionados y propietarios de toda España. Según el presidente del Aeroclub, más de doscientos aterrizan cada año y la cifra sigue subiendo porque esta actividad mueve un turismo exclusivo en auge. La mayoría de los visitantes en ultraligeros vienen entre la primavera y el verano, aprovechando que hay días con más horas de luz y combinan su afición por el pilotaje con visitas a los monumentos, se quedan a las obras del Festival o, como en las últimas semanas, a los conciertos del Stone Music. Con el aeródromo, vaticina Luis Lechón, seguramente aumente este tipo de turismo a medio y largo plazo porque ahora aterrizarán también avionetas de cuatro o seis plazas y no solo biplazas. Pilotos de la zona de Córdoba o Sevilla suelen ser los más asiduos. Se encuentran a una hora de vuelo y tienen margen para moverse por la ciudad.

En el Ayuntamiento de Mérida, propietario de la finca, también han recibido la autorización de Fomento. Con esto, explicó Osuna, se da por cumplido el ilusionante proyecto de tener un aeródromo en Mérida en el que todos han colaborado, según el alcalde.

Desde el Aeroclub también agradecen la colaboración que siempre han encontrado en la base de Talavera en todo este proceso.

En 2010, las instalaciones de Royanejos recibieron el visto bueno para funcionar como campo de vuelo en Extremadura, lo que permitió albergar una escuela de pilotos de ultraligeros y autorizar la salida y el aterrizaje de aeronaves ligeras de última generación. Era el germen de del aeródromo de hoy. Se diseñó precisamente para ir creciendo en dimensiones.

Dos años después, en 2012, el Ayuntamiento cedió diez hectáreas más para poder aspirar a esta consideración desde Fomento. Con la ampliación, explicaron entonces, se podría utilizar también por avionetas del Infoex en la extinción de incendios.

La localización actual la propuso el Ayuntamiento hace diez años ante la imposibilidad de mantener su anterior ubicación en el polígono industrial El Prado. En esta finca también existe un campo de motocross, otro de tiro y un coto privado de caza. Cuenta con 17 hangares, con capacidad para dos o tres aparatos cada uno, según su tamaño. Tiene una posición estratégica. A poco más de cinco kilómetros de Mérida, a uno de Proserpina y a cinco de Cornalvo.