Hoy

El Consorcio alquila por 12.000 euros el Teatro

fotogalería

El público en el Teatro Romano durante el concierto del pasado viernes. :: Brígido

  • El supervisor actualiza las tarifas para actos culturales de los monumentos, y la Alcazaba sale por 4.000

El Teatro Romano y los monumentos siguen siendo un reclamo para promotores musicales y culturales. El 'Stone Music' de este mes de septiembre supone el mejor ejemplo, con cinco conciertos en el principal escenario patrimonial de la ciudad. Sus condiciones y precios se regulan por la normativa actualizada el pasado 22 de julio en el DOE, aunque aprobada en la comisión ejecutiva del Consorcio el 1 de febrero pasado.

El régimen general de esta norma establece que sólo se autorizarán actos no institucionales de empresas públicas o privadas que tengan un contenido cultural. En la solicitud, entre otros detalles, se debe concretar el evento que se pretende organizar, las horas de trabajo, instalaciones e infraestructuras a levantar, el aforo previsto y el número de decibelios para los conciertos. Con todos estos datos, una comisión ejecutiva decidirá si da luz verde.

El Consorcio también fija las tarifa para la cesión de los monumentos. El Teatro Romano se puede alquilar por un precio básico de 12.000 euros y dos horas. A partir de la tercera se paga tres mil euros.

El Anfiteatro sale por 4.000 de básico y 2.000 a partir de la tercera.

El mismo precio tiene el Circo, donde se han celebrado por ejemplo campeonatos deportivos de campo a través o desfiles militares. La Alcazaba, muy solicitada en otros tiempos para conciertos, 4.000 y 1.500 a partir de la tercera hora. La Alcazaba ha sido también objeto de enfrentamiento en los últimos meses entre el Ayuntamiento y el Consorcio. Desde el Consistorio creen que no se debe poner tantas trabas al aprovechamiento de este recinto como terraza de verano, denegada este año.

A estos precios básicos hay que ir sumando complementos. Por ejemplo, por barra, hay que pagar un euro por persona autorizada al aforo y tres si se trata de catering.

Otro uso privado, aunque ya lejos de los actos culturales, son las bodas civiles en el Teatro Romano, que siguen siendo minoritarias porque apenas hay cinco o seis al año.

Las bodas no se celebran en la orchestra o la cavea del peristilo, sino en la terraza de los camerinos, siempre fuera del horario de visitas. Por el uso del recinto se estipula un precio de tres euros por invitado con un mínimo de 500 euros y se limita a trescientas asistentes.

La autorización del Consorcio fija una serie de obligaciones -muy similares a la de cualquier visitante- a tener en cuenta tanto los novios como los invitados.

El alquiler para la boda se paga antes del enlace junto a una fianza en metálico para poder responder por un posible exceso de asistentes. Esta fianza se devuelve a partir del día siguiente si no hay incidente alguno. Igualmente, también deben asumir la responsabilidad civil que pueda derivarse de la ceremonia.

Las fotografías y grabaciones se podrán tomar en cualquier otro espacio del Teatro distinto al de la boda.