Hoy

Las ayudas a la contratación en Mérida darán 1.000 euros más a las mujeres

Dependientas en un comercio de Mérida. :: HOy
Dependientas en un comercio de Mérida. :: HOy
  • Las empresas que hayan ampliado la plantilla en agosto o septiembre podrán pedir una ayuda municipal de hasta cinco mil euros

Una de las medidas estrella anunciadas por Osuna al llegar al Ayuntamiento fue su plan de empleo. Desde el mismo día en que tomó posesión en el Centro Cultural Alcazaba se comprometió a poner a disposición de las pequeñas empresas de la ciudad dinero público para ayudarles en los gastos de personal.

Ayer, el concejal Rafael España Santamaría, puso reglas, datos y detalles a este compromiso al finalizar la Junta de Gobierno Local.

Habrá 200.000 euros disponibles para que todas las compañías con un centro de trabajo abierto en la ciudad y una plantilla inferior a quince trabajadores puedan acogerse a una subvención de 4.000 o 5.000 euros. Pueden beneficiarse si han incorporado entre agosto y septiembre a alguien por un año a jornada completa.

Una novedad destacable es la distinción de género. 4.000 euros por contratar a un hombre y 5.000 si se trata de una mujer. Según España Santamaría, el paro femenino en la ciudad obliga a redoblar esfuerzos para combatirlo en todos los programas de empleo.

Echando cuentas. Las previsiones pasan por convertir este dinero en la muleta sobre la que se firmen 50 contratos, si todas las empresas que la solicitan han sumado mujeres serían algo menos, pero las previsiones pasan por un número similar. Una comisión técnica analizará cada solicitud y, salvo que quede dinero disponible, se limita a dos subvenciones por empresa. Con estas limitaciones, el máximo al que se aspira es para alguien que haya contratado a dos mujeres este verano por todo el año, que podrá recibir 10.000 euros.

Los empresarios interesados en acogerse a este plan tienen hasta el 15 de octubre para solicitar la ayuda en el Ayuntamiento. Según detalló ayer el concejal, la mitad de la ayuda se le abonará antes de que termine este ejercicio y la otra cuando se haya cumplido el año del contrato bonificado, entre agosto y septiembre del 2017.

Desde el Consistorio creen que este tipo de sostén puede favorecer, sobre todo, a las micropymes de la ciudad que se dedican al comercio o la hostelería de cara a la campaña de Navidad. Se ha dejado fuera de la convocatoria a las grandes compañías porque se les presupone más capacidad de contratación que las pequeñas. La intención es llegar al autónomo con escaso margen para contratar a alguien.

Para evitar la picaresca, aclaró ayer el concejal, no vale despedir en agosto y reenganchar en septiembre y beneficiarse de la bonificación después. También quedan excluidos los contratos de formación y los que se formalicen por menos de un año. Con ese mismo criterio, también quedan excluidos si se trata de media jornada o fijos discontinuos. La subvención sólo cubre a personas contratadas empadronadas en Mérida.

Otro dato que se conoció ayer es que finalmente el plan de empleo diseñado por Osuna no invertirá un millón de euros como se anunció en un principio, finalmente se quedará en 755.000 euros.

La portavoz municipal, Carmen Yáñez, aclaró ayer que esta merma sobre las previsiones iniciales tienen que ver con el retraso presupuestario del Ayuntamiento. Las cuentas del 2016 no se aprobaron hasta casi el mes de junio, lo que en realidad sólo dejaba para este ejercicio medio millón de euros. «Al final hemos hecho un gran esfuerzo y hemos llegado hasta los setecientos cincuenta mil».

Las contrataciones a personas en riesgo de exclusión o discapacitados y el convenio con la Escuela de Organización Industrial para la formación y el emprendimiento son las otras partidas donde se ha gastado el dinero.