Hoy

Los comerciantes del Calatrava temen quedarse fuera con la privatización

Dona Caballero, en su puesto de frutas, es la portavoz de los comerciantes del Calatrava. :: Brígido
Dona Caballero, en su puesto de frutas, es la portavoz de los comerciantes del Calatrava. :: Brígido
  • Pidieron una reunión con el alcalde hace un año para conocer los planes del Consistorio sobre la licitación

La hemeroteca sonrojaría a más de uno al repasar todo lo que se ha prometido sobre el Mercado de Calatrava. Es el proyecto estrella de los todos los inquilinos que pasan por la Plaza de España. No extraña, por tanto, que los comerciantes más veteranos ni tan si quiera se preocupen ya de lo que dicen los políticos.

A finales del año pasado, el Ayuntamiento anunció que la licitación para ceder la explotación se haría en el primer semestre del 2016 y se creó una expectación que, en vista de los resultados, se ha vuelto a disipar.

A pesar del retraso, en el Consistorio mantienen su plan de privatización y la docena de fruteros, pescaderos y carniceros que resisten lo ven con mucha desconfianza.

Dona Caballero ejerce de portavoz de los negocios y hace un año registró en el Ayuntamiento una petición para reunirse con el alcalde. Conoció por los medios que Osuna tenía previsto sacar un concurso y quería conocer de primera mano un proyecto que le afecta directamente.

Dice que todavía sigue esperando. No tiene sentido, explica, que un día se anuncie lo que le cuesta mantener al Ayuntamiento este recinto, que otro se hable de reforma y otro de licitación y en ningún momento se pongan en contacto con ellos.

Los que sí han hablado, y mucho, sobre este tema son los partidos de la oposición. Izquierda Unida ha criticado varias veces que el mercado se pueda reformar sin necesidad de privatizarse y Podemos también ha pedido que en los planes futuro se tengan en cuentan a los pequeños comerciantes actuales. La última iniciativa planteada desde la oposición pide que permitan abrir por la tarde, pero la idea no se ve con buenos ojos en el Calatrava. Con el estado actual del edificio, casi ruinoso, no tiene ningún sentido. «Cuando se reforme se puede plantear, pero ahora no. En invierno pasamos mucho frío aquí para estar también por la tarde».

Los comerciantes, explica Dona Caballero, temen que si finalmente el Ayuntamiento saca un concurso para que lo explote un tercero, llegará algún grupo inversor que elevará tanto el precio de los puestos que no podrán asumirlo. «Pasará como con los quioscos de la plaza de España, que ninguno de los que están ahora puede pagar lo que vale quedarse».

Por eso quieren una reunión con Osuna, para resolver sus dudas sobre su situación si finalmente se adjudica el mercado a un operador privado. Los empresarios creen que antes de que se ponga en marcha el proceso y se abra el concurso deben saber las opciones que tienen.

A falta, por tanto, de planes concretos, sobre el futuro sólo se sabe con certeza la voluntad del Ayuntamiento de quitarse de encima los casi doscientos mil euros que le cuesta -incurre en competencia desleal con el resto de fruterías de la ciudad- y que no puede reconvertirse en un mercado gastronómico al uso porque la mitad de los puestos deben mantenerse para la venta de productos frescos. Sobre el dinero necesarios, una referencia fiable pueden ser los seis millones de euros del proyecto de rehabilitación elaborado en 2009.