Hoy

La historia de Emérita Augusta a través de monedas romanas

Francisco Castelló sujeta su catálogo de monedas. :: J. M. ROMERO
Francisco Castelló sujeta su catálogo de monedas. :: J. M. ROMERO
  • El emeritense Francisco Castelló realiza un catálogo de acuñaciones romanas de la ciudad en el que recoge más de 290 variantes

Cuando era pequeño y llovía, al igual que muchos emeritenses, se escapaba junto a su hermano a las zonas más descampadas de la ciudad para encontrar monedas. De ahí parte la afición de Francisco Castelló, que le ha llevado a realizar un completo catálogo de acuñaciones romanas de Emerita Augusta, en el que se estudian y descubren más de 290 variantes.

Y aunque su hobby parte de su niñez, el detonante para desarrollar el arduo y complejo trabajo fue bien distinto. «Encontré una moneda que no estaba catalogada y fue lo que me animó a seguir buscando e indagando», explica el emeritense, hasta tal punto que en 1983 donó una colección de unas 600 monedas al Museo Nacional de Arte Romano. «Algunas forman parte de las exposiciones», recalca. También indica que a día de hoy sigue encontrándose estos pequeños tesoros en los lugares más insospechados de la ciudad. «Hasta en las escombreras».

Y aunque el trabajo que hoy presenta es producto de años y años de estudio, Castelló reconoce que lo ha elaborado por intervalos. El último en 2010. «Lo había dejado a un lado, y estando en Madrid en un mercadillo de antigüedades localicé una moneda. Al analizarla no estaba registrada», apunta, y de nuevo se puso al día con el proyecto que finalizó hace unos meses.

Curiosidades

En el catálogo, además de explicar los seis tipos de monedas que se acuñaron en la ciudad con las 290 variantes, hay referencias a la historia de la villa romana, múltiples anécdotas y también conclusiones curiosas, contrastadas con profesionales de la arqueología. «La Puerta de la Ciudad que aparece en los reversos de denarios, dupondios o sestercios de los primeros años, más que de la puerta podría tratarse del campamento militar establecido previo a la construcción de la Colonia», subraya. Una reflexión hasta ahora no publicada. También que usaron monedas de cobre forradas de plata «para pagar seguramente a los soldados legionarios», por lo costoso de la guerra.

Castelló resalta que ya hay una editorial interesada en editarlo, después de haber probado con la Administración regional, el Consorcio y el MNAR sin éxito. «Me sorprende que no despierte interés, que se ignore», critica, mientras sostiene orgulloso su trabajo.