Los socialdemócratas aprueban el retorno a una gran coalición con Merkel

Anuncio del SPD. / Efe

Las bases del SPD votan mayoritariamente a favor del pacto, poniendo fin a seis meses de negociaciones en Alemania

JUAN CARLOS BARRENA / AGENCIASCorresponsal en Berlín

Alemania tendrá por fin un gobierno estable casi seis meses después de las elecciones legislativas. Una amplia mayoría de los afiliados del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) aprobó en una consulta interna la reedición de la gran coalición con los conservadores de la canciller fereral, Angela Merkel, según anunció hoy un portavoz de la formación.

De esa manera, Merkel podrá comenzar su cuarta legislatura consecutiva de gobierno y aspira a igualar el récord de Helmut Kohl, su padre político, que estuvo 16 años al frente del ejecutivo germano.

Más del 78% de los mas de 460.000 afiliados al SPD participó en la votación interna que se desarrolló durante diez días y en la que un 66% votó a favor de gobernar de nuevo como socios menores de la Unión de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) que lidera Merkel. Hace cuatro años el respaldo a esa alianza fue aun mayor, cuando un 76% de las bases socialdemócratas respaldó su constitución. Pese a todo, el resultado ha sido mas claro de lo esperado, ya que todas las previsiones hablaban de una decisión ajustada.

“El SPD quiere entrar en el próximo gobierno federal”, ha señalado el presidente interino del SPD, Olaf Scholz, al comentar el resultado. Líder provisional del partido tras la dimisión de Martin Schulz y a la espera de que Andrea Nahles sea elegida como nueva presidenta socialdemócrata en un congreso extraordinario, Scholz será el nuevo ministro de Finanzas y vicecanciller federal en el próximo gabinete de Merkel, que jurará previsiblemente sus cargos en los próximos días.

Mientras los cristianodemócratas y socialcristianos bávaros han dado a conocer ya las listas de quienes se sumarán al equipo ministerial del nuevo ejecutivo, el SPD está pendiente de dar a conocer los nombres de sus ministrables, con la única certeza de la nominación de Scholz, actualmente alcalde-gobernador de la ciudad-estado de Hamburgo. El anuncio del resultado de la votación de las bases socialdemócratas acaba con casi seis meses de incertidumbre política en Alemania tras las elecciones legislativas celebradas el pasado mes de septiembre.

Próximos pasos

5-13 de marzo:

Después de que los conservadores de Angela Merkel ya anunciasen quiénes serán sus ministros, el Partido Socialdemócrata (SPD) dará a conocer en la próxima semana el nombre de las personas que dirigirán los seis ministerios de los que se hará cargo en el futuro Gobierno: Exteriores, Finanzas, Trabajo y Asuntos Sociales, Justicia, Familia y Medio Ambiente.

La formación ha confirmado su intención de contar con un equipo paritario, es decir, con tres hombres y tres mujeres. Algunos nombres ya han sido filtrados a la prensa.

14 de marzo:

Se espera que el Parlamento alemán (el Bundestag), que en esta jornada tiene periodo ordinario de sesiones, elija e invista a Angela Merkel como canciller por cuarto mandato consecutivo. Para ello, en la primera votación necesitará la mayoría absoluta de los votos de los diputados, que previsiblemente logrará sin dificultad dado que la suma de conservadores y socialdemócratas alcanzan para ello.

No obstante, la sesión se espera que sea más bronca de lo habitual ya que por primera vez en más de medio siglo en la Cámara se sienta un partido ultraderechista, Alternativa para Alemania (AfD). Esta formación, de tintes xenófobos, se convirtió en las elecciones del pasado mes de septiembre en la tercera fuerza política del país.

Tras investir a la canciller, el presidente federal alemán, Frank-Walter Steinmeier, designará a los ministros propuestos por la canciller. En caso de que no lograse la mayoría absoluta, el Bundestag dispone de dos semanas para, dado el caso, elegir a otra persona. Aquí también se exigirá que sea votado con mayoría absoluta. De no lograrse tendría lugar una última votación en la que sería suficiente con una mayoría relativa. Así, se convertiría en canciller aquel candidato que logre el mayor número de votos.

15 de marzo:

A partir de esta fecha Alemania ya contaría con un Gobierno con plenos poderes y se despediría del Ejecutivo en funciones que ha gobernado el país durante casi seis meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos