Los laboristas prefieren no discutir sobre el 'Brexit'

Las banderas de la UE y de Reino Unido./
Las banderas de la UE y de Reino Unido.

Los gestores de la conferencia anual eliminan una moción que proponía la permanencia en el mercado común

IÑIGO GURRUCHAGABrighton

La conferencia laborista anual que se celebra en Brighton no debatirá una moción propuesta por varias agrupaciones locales en la que se pedía que el partido adopte una política basada en la adherirse a la Asociación Europea de Libre Comercio para permanecer en el mercado común tras el 'Brexit'. La moción ha sido eliminada de la agenda por el comité encargado de fijarla, formado por miembros del partido y representantes sindicales.

A esa asociación, más conocida por sus siglas en inglés, EFTA, pertenecen países como Noruega o Suiza. Obliga a sus miembros a pagar por el acceso al mercado común. Tienen que aceptar a inmigrantes de la UE y aplicar las regulaciones de la Unión, y adaptar a sus legislaciones las decisiones del Tribunal Europeo de Justicia.

Diputados partidarios de la permanencia y rivales del líder Jeremy Corbyn, como Ben Bradshaw, han criticado la decisión. "Eliminar el asunto más importante de nuestros tiempos de los debates de la conferencia es tonto y debilita la pretensión de que estamos escuchando a nuestros miembros", ha escrito en Twitter el exministro laborista de Cultura, Ben Bradshaw.

Corbyn y sus seguidores han cambiado la naturaleza del Partido Laborista al multiplicar el número de afiliados hasta 570.000 y quieren cambiar los estatutos para que estas conferencias decidan la política del partido, en lugar de ser jornadas para que los líderes pronuncien largos discursos a sus miembros y ante las pantallas de la televisión.

El responsable laborista sobre la marcha de la UE, Keir Starmer, ha logrado que la dirección del partido acuerde que Reino Unido persiga un acceso sin aranceles al mercado común, que podrían negociar como permanente. Su esperanza es que la UE negociase limitaciones a la libertad de movimiento de personas. La diferencia con los conservadores es que estos quieren poner fin a la libertad de movimiento de personas pero desean preservar el acceso sin tarifas al mercado común.

La ambigüedad laborista es elogiada por algunos conservadores, porque evita la división interna que padece el partido de May. En estas conferencias hay multitud de debates y charlas en los márgenes de los discursos en el gran salón y sobre la cuestión europea hoy se celebran uno de los laboristas partidarios del 'Brexit' y otro patrocinado por sindicatos que quieren que el laborismo defienda el movimiento libre de personas en la UE.

Con esas divisiones entre sus miembros y entre sus electores, Corbyn quiere presentar a su partido como concentrado en las cuestiones más sentidas por la población: crisis de la asistencia social, recortes en sanidad, educación, insuficientes viviendas, inseguridad laboral, bajos salarios...

Los sondeos dan a los laboristas ventaja si el voto ocurriera hoy. El precio de la política que aspira a gobernar es postergar este año el deseo fundacional de la izquierda laborista que controla ahora el partido de que los miembros sean soberanos y eliminar por el momento todo lo que sea polémico sobre el 'Brexit'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos