Hoy

Macron asume la presidencia de Francia

video

Hollande saluda a Macron en la escalinata del Elíseo. / Reuters

  • El presidente más joven que haya tenido Francia se enfrenta a los retos de reformar la economía y dar un nuevo impulso a la Unión Europea

Emmanuel Macron, un ex banquero de 39 años, se ha convertido este domingo en el presidente más joven de la historia de Francia, tras imponerse a la líder ultraderechista, Marine Le Pen, en la segunda vuelta electoral del 7 de mayo, después de una campaña electoral marcada por la sucesión de escándalos políticos.

Más información

Macron ha sido proclamado vigésimo quinto presidente de la República de Francia en una solemne ceremonia celebrada en el Salón de Festejos del Palacio del Elíseo por boca del presidente del Consejo Constitucional, Laurent Fabius, que ha confirmado los resultados electorales.

"Este día, domingo 14 de mayo, y en este preciso momento, toma posesión de sus funciones. Nuestras felicitaciones más sinceras", ha anunciado Fabius que, citando al vizconde de Chateaubriand, le ha aconsejado: "para ser un hombre su país debe ser un hombre de su tiempo".

A continuación, el nuevo presidente francés ha recibido los atributos propios del cargo: la Gran Cruz y el Gran Collar de Gran Maestro de la Orden Nacional de la Legión de Honor, que le ha entregado el jefe de las Fuerzas Armadas, el general Benoit Puga.

Macron, en un discurso de investidura de unos diez minutos, que ha pronunciado con gesto serio, se ha mostrado consciente de "la gravedad del cargo" y ha prometido servir con "honor", en base al "espíritu de esperanza y de concordia" con el que, según ha dicho, fue elegido. "Este día, domingo 14 de mayo, y en este preciso momento, toma posesión de sus funciones. Nuestras felicitaciones más sinceras", ha anunciado Fabius que, citando al vizconde de Chateaubriand, le ha aconsejado: "para ser un hombre su país debe ser un hombre de su tiempo".

A continuación, el nuevo presidente francés ha recibido los atributos propios del cargo: la Gran Cruz y el Gran Collar de Gran Maestro de la Orden Nacional de la Legión de Honor, que le ha entregado el jefe de las Fuerzas Armadas, el general Benoit Puga. Macron, en un discurso de investidura de unos diez minutos, que ha pronunciado con gesto serio, se ha mostrado consciente de "la gravedad del cargo" y ha prometido servir con "honor", en base al "espíritu de esperanza y de concordia" con el que, según ha dicho, fue elegido.

Además, se ha propuesto "amplificar todo aquello que haga de Francia un país donde poder vivir sin tener miedo" para devolver a los franceses la "confianza" en su país y en sus instituciones. "Será un trabajo lento y exigente, pero es indispensable", ha sostenido.

En el plano internacional, se ha propuesto convertir a Francia en "ejemplo del mundo" porque aún "sigue siendo una potencia". "El mundo y Europa, hoy, más que nunca, necesitan a Francia, y necesitan a una Francia fuerte que sepa inventar el futuro. El mundo y Europa necesitan que los franceses demuestren lo que todos juntos hemos aprendido: la valentía de la libertad", ha afirmado.

Macron pretende "corregir los excesos del mundo" recuperando las banderas de "la libertad y los derechos del hombre" para "construir una paz verdadera" y, en clave regional, lograr "una Europa más democrática, más política", para que sirva de "instrumento de nuestra soberanía". "La Europa que necesitamos debe se refundada, relanzada, para que pueda protegernos", ha aseverado.

El nuevo presidente, que ha rendido un breve homenaje a sus antecesores, ha prometido "estar a la altura" de los "desafíos" del momento, tanto dentro como fuera de las fronteras francesas, y no ceder ante "lo fácil". "Viva Francia", ha concluido.